Protestas continúan en Grecia
Enviar
Protestas continúan en Grecia

El Parlamento griego aprobó ayer las últimas medidas de austeridad que el Gobierno debe aplicar para recibir otro tramo de la ayuda internacional, durante una nueva jornada de huelga general en la que se registraron violentos enfrentamientos y un sindicalista murió de un paro cardíaco.
Entre las medidas, aprobadas con el apoyo de 154 diputados socialistas y el voto negativo de 144 parlamentarios opositores, destacan una tasa especial sobre bienes inmuebles, una reducción del nivel mínimo a partir del cual se debe pagar el impuesto sobre la renta y un gravamen solidario especial a abonar en 2011 y 2012.

También se prevé el recorte de las pensiones de empleados públicos y la eliminación de casi todos los complementos que los funcionarios cobraban al margen de sus sueldos, además de que unos 30 mil trabajadores del Estado perderán su empleo el próximo año.
En esta segunda jornada de huelga general en Grecia se produjeron violentos enfrentamientos entre la policía y manifestantes radicales, en los que un sindicalista falleció y al menos otras 40 personas resultaron heridas.
El país estuvo bloqueado por el quinto paro laboral en lo que va de año, convocado por los sindicatos mayoritarios del sector privado y público, en protesta por las medidas de austeridad más recientes que finalmente fueron aprobadas esta noche en el Parlamento.
Debido a la huelga de 48 horas, desde el miércoles no funciona el transporte público urbano, el marítimo y el aéreo, mientras que hospitales y oficinas públicas no atendieron a los ciudadanos y las escuelas también permanecieron cerradas.
Decenas de miles de manifestantes bajaron ayer a las calles de Atenas y de las principales ciudades griegas para expresar su malestar por las medidas con las que el Gobierno socialista quiere asegurarse la ayuda financiera internacional.
En los enfrentamientos, un sindicalista de la construcción de 53 años murió a causa de un paro cardiaco que sufrió en la clínica capitalina en la que había sido ingresado, tras ser alcanzado en la cabeza por una piedra lanzada durante una manifestación.
Al menos 40 personas sufrieron heridas por los incidentes entre radicales, sindicalistas y policía, que usó gases lacrimógenos en la céntrica plaza Sintagma para dispersar a los manifestantes.
El líder de la oposición conservadora, Antonis Samarás, expresó su pésame a la familia del fallecido y declaró que "el Gobierno ha perdido el control de la situación", por lo que llamó a mantener la calma.
La crisis económica griega ya se ha cobrado cuatro víctimas mortales en las manifestaciones en contra de las políticas de ahorro y austeridad.
Tres personas fallecieron en mayo del año pasado calcinados en una sucursal bancaria atacada en Atenas con un coctel molotov.
El proyecto de ley que fue adoptado esta noche en la Cámara pretende recaudar en los próximos 27 meses unos 7.100 millones de euros adicionales para sanear la economía griega.
Las medidas incluyen recortes del gasto público, en pensiones y salarios, además de aumentos de impuestos, lo que rechaza la oposición política y también un creciente sector de la población.
Pero las discrepancias crecen en las filas de la formación socialista PASOK, en el Gobierno, que en el trámite parlamentario perdió un escaño, al no sumarse plenamente a la disciplina de partido la exministra de Economía y de Trabajo Luca Katseli.
Katseli votó en contra de algunos artículos de la ley, aunque dio su visto bueno a la totalidad del proyecto, lo que llevó al primer ministro griego y presidente del PASOK, Yorgos Papandréu, a expulsarla de la formación.

Atenas

Ver comentarios