Logo La República

Lunes, 10 de agosto de 2020



CANDILEJAS


Protector de la salud

Candilejas [email protected] | Viernes 31 julio, 2020

Una paciente de cáncer abraza a su nieta en un hospital.
“La actitud positiva frente a la enfermedad es fundamental para una buena recuperación. Aun cuando no es posible la cura, el deseo de vivir hace que el cuerpo se resista a claudicar”, Dra. Lizbeth Quesada Tristán. Foto: Shutterstock / La República


“Jenny” tenía 26 años cuando le diagnosticaron cáncer. No había nada que hacer, más que colocarle sondas por todo su cuerpo.

Al final, pidió salir del hospital para morir en su casa. “Sabíamos que no pasaría más de un fin de semana y lo informamos a su hermana. La asistimos con el equipo necesario para que se fuera en paz”, relata la Dra. Ivannia Lépiz, paliativista.

Pero “Jenny” decidió vivir. “En casa, pidió té de manzanilla y no lo vomitó. Luego pidió sopa. Se le quitó la sonda para orinar y comenzó a ir al baño, incluso a visitar centros comerciales. Decía: ‘quiero disfrutar a mi sobrina, lo que he de vivir será con buena actitud’”. Lo logró. “Jenny” vivió con calidad 14 meses más, cuenta Lépiz, entre decenas de historias similares de las que ha sido testigo.

¿Puede el optimismo proteger al organismo frente a los problemas de salud? Según la Universidad Internacional de Valencia*, sí.

La Universidad cuenta con estudios realizados por el equipo de Carver y Antoni* en 2004 con pacientes de cáncer, donde encontraron que el optimismo se relacionaba con un estado de ánimo más positivo.

No obstante, algunas investigaciones* han encontrado que no siempre un mayor optimismo está relacionado con mejores resultados de salud en personas con enfermedades graves.

Este hallazgo puede explicarse por el hecho de que las personas más optimistas que padecen enfermedades serias a veces pueden descuidar su atención médica.

Sobre ello, la psicóloga, Dra. Carmen Carrasco, aclara: “el optimismo, sería el estado anímico producto de una posible combinatoria individual de otros recursos, como una percepción de la realidad retadora, en lugar de catastrófica, sin que ello signifique una disociación de la realidad”.

Una niña en el hospital recibe la visita de su familia.

Shutterstock / La República

Se trata de un optimismo realista y no de negación, éste último sería más bien perjudicial para la salud.

La psicóloga Elisa Cortés, con amplia experiencia en atención geriátrica, sostiene que “…diferentes estudios hablan de cómo una actitud positiva puede mejorar las condiciones incluso de dolor crónico.

Considerando que a nivel cerebral las condiciones bioquímicas pueden influir en el aumento de un dolor físico, es posible también medir cómo una mejor actitud ante la vida reduce la percepción del dolor”.

La influencia de los pensamientos en los procesos de salud y enfermedad, ha sido investigada, entre otros, por el doctor en biología celular Bruce Lipton, quien llegó a concluir que el sistema nervioso es el entorno natural de los pensamientos y por lo tanto, son los pensamientos y los sentimientos los que pueden enfermarnos, pero también los que tienen la posibilidad de ayudar en la curación.

“En los años que llevo ejerciendo, he conocido a diversos enfermos de cáncer que se han recuperado por completo tras un diagnóstico terminal, personas que a priori tenían unos pocos meses de vida por delante. No creo que fueran casos milagrosos; a mi entender, estos fenómenos demuestran que la mente puede ir más allá, más hondo y cambiar los esquemas fundamentales que diseñan el cuerpo”, afirma Deepak Chopra*, médico y neuroendocrinólogo, quien ha indagando sobre las relaciones entre actitudes y emociones en el proceso curativo de cualquier enfermedad.

La Dra. Lisbeth Quesada Tristán, fundadora de los cuidados paliativos pediátricos en Costa Rica, nos da una enseñanza respecto del optimismo y sus efectos en la salud: “Todo nuestro cuerpo responde a ese principio del deseo por vivir. Creo que así podemos explicar esas curaciones espontáneas. Vivir es un mandato, desearlo intensamente una realidad”.


#QuedateEnCasa



Carmen Juncos Biasutto y Ricardo Sossa Ortiz
Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]
[email protected]

*Fuentes: recogido de Ser optimista, ¿es bueno para la salud?, El poder de los pensamientos, ¿Una actitud cura? y elaboración propia.



NOTAS ANTERIORES


La polución silenciosa

Viernes 07 agosto, 2020

Hay una contaminación que no tenemos en mente. La vida digital de las personas también deja una huella que afecta al planeta.

Abrace a los árboles

Viernes 24 julio, 2020

Lo dijimos en mayo de 2018 y hoy, en media pandemia del COVID-19 puede ser de mucho beneficio.

Después del COVID 19

Viernes 17 julio, 2020

La mayoría seremos nuevas personas después de la pandemia del COVID 19.

Ayúdele al cerebro

Viernes 10 julio, 2020

Un cambio en su hogar, por pequeño que sea, modifica cosas en su cerebro y en su estado de ánimo. Aprovéchelo en tiempos de pandemia.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.