Enviar
Embajador Tomás Dueñas llega al país hoy para dar reporte sobre negociación del nuevo plazo
“Prórroga establece una fecha definitiva”

• Embajada en Washington pendiente de expiración de beneficios comerciales a atuneros y textileros


Carlos Jesús Mora y Mónica Cordero
[email protected]
[email protected]

La embajada de Costa Rica en Washington llevó el peso de la negociación para lograr una prórroga a la implementación del Cafta para Costa Rica.
Tomas Dueñas, embajador del país en Estados Unidos, dará la próxima semana un informe sobre los detalles del proceso a la Cancillería, el Ministerio de la Presidencia y el de Comercio Exterior. El encuentro servirá para plantear la estrategia que asegurará la conclusión del trámite de la agenda de
implementación del tratado en el Congreso.

¿Qué papel cumplió la embajada en el proceso de solicitud de la prórroga?
Es la primera vez que un país debe solicitar una prórroga para poner en vigencia un tratado de libre comercio. Aquí mismo, en Estados Unidos, no existía un precedente y por ende hubo que negociar, por así decir, llevar a cabo conversaciones con la oficina de la representante comercial —Susan Schwab— sobre cómo obtener una extensión del periodo para poner en vigencia el tratado. Luego esta conversación se extendió, con la ayuda de Estados Unidos, a los otros miembros del Cafta. Hoy —ayer— culminó con un acuerdo firmado y debidamente depositado en la Organización de Estados Americanos en la tarde.

¿Por qué son los embajadores quienes firman la prórroga y no los Congresos?
Un acuerdo de esta naturaleza es una decisión soberana de los países. Esto no modifica en absoluto el acuerdo en sí. Simplemente abre la posibilidad a un signatario de obtener más tiempo para ser miembro. No es legalmente necesario ir a los Congresos. Es un acuerdo entre los países de conceder a Costa Rica más tiempo para que implemente el Cafta.

¿Cuál es la ventaja?
Los demás miembros del Cafta, en muchas ocasiones, han mencionado que quieren que Costa Rica sea miembro. Costa Rica fue uno de los negociadores, y cuidado si no uno de los principales. Somos una región. Todos nos necesitamos y ayudamos Se pretendía hacer de la forma más sencilla posible.

El Gobierno anunció que la prórroga se extendería hasta el 1º de octubre. El 30 de setiembre vencen los beneficios dentro de la iniciativa de la Cuenca del Caribe,
para los textileros y atuneros. Se anunció que una comitiva visitaría Estados Unidos para evitar que se deje de invertir y confirmar que el Cafta estará listo en esta fecha. ¿Hay anuencia de los sectores en Estados Unidos en dar tiempo?
Esta demora ha provocado daño al país, en las inversiones que no se han dado y en las que están pospuestas. El daño también es la incertidumbre. La situación en el Congreso ha dañado la credibilidad en la capacidad de decisión. Eso no se puede cuantificar pero es algo que se menciona aquí —Estados Unidos— por empresarios, embajadores y representantes de empresas norteamericanas.

¿Esto significa que Estados Unidos y los inversionistas no apoyarían una eventual extensión de la prórroga?

Eso sería un daño irreparable para la credibilidad del país. La prórroga establece una fecha definitiva claramente: 1º de octubre. Aquí no hay espacio para una discusión sin sentido en cuanto si se tiene un vencimiento.

El demócrata Charles Rangel presentó un proyecto para ampliar los beneficios comerciales a la Comunidad Andina hasta diciembre, en vista de su vencimiento este mes. El acuerdo original incluía la Iniciativa de la Cuenca del Caribe. ¿Se pensaría solicitar una medida similar para los atuneros y textileros?
Aquí hay un mensaje clarísimo. A pesar de que un hombre tan poderoso, como el presidente de medios y arbitrios —el congresista Rangel— pidió inicialmente un extensión de dos años de las preferencias, al final de cuentas se aprobó hasta fin del año y solo para los cuatro países andinos. Eso muestra el ambiente negativo en el Congreso norteamericano para extender preferencias. Por eso no hablan de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, porque vence hasta setiembre.

Pero ¿se podría dar una medida similar para Costa Rica?
La prórroga se pidió hasta el 1º de octubre porque no solo está en juego el Caf
ta sino también las preferencias. Se está haciendo cabildeo pero no se puede ir más allá de visitar gente. El ambiente y el mensaje del Congreso es que las preferencias no se van a renovar. Varios senadores han dicho que revisarán las preferencias con lupa.

Se anunció que la enmienda firmada por Estados Unidos y los demás miembros del Cafta, y que para algunos sectores ligaba la ratificación y aprobación de la agenda de implementación, se iba a enviar a la Asamblea. ¿Fue esto parte de la negociación de la prórroga?
No. Hay que aclarar que el acuerdo está en vigencia en Estados Unidos y el resto de países centroamericanos y Republica Dominicana, a excepción de Costa Rica. El Cafta tiene vida propia y ellos —los miembros— pueden modificarlo porque es su derecho. Costa Rica es un observador. Nosotros tenemos, en su momento, que aceptar y aprobar las modificaciones que se han dado a través del acuerdo. Se hubiera debido aprobar a pesar de tener la agenda de implementación ratificada.

¿La negociación de la prórroga implicó compromisos del país con los otros miembros del Cafta?
Afortunadamente no.

¿Cuál es el objetivo de la reunión con Christopher Padilla, subsecretario de Comercio de Estados Unidos?
El subsecretario de Comercio, Padilla, es un conocedor de primera línea del Cafta y de la región. La parte técnica del Cafta, responsabilidad del USTR, está por concluir. Ahora se entra en una fase más práctica y es el fomento del comercio entre las partes, ver las opciones para invertir y tratar de que Centroamérica pueda exportar y atraer más inversión. A esto obedece la visita de Padilla a San José.


Ver comentarios