Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Propósitos…

Iris Zamora | Martes 29 diciembre, 2015


Propósitos…

Cuando acepté, con placer escribir esta columna, creía que lo que yo opinaba sobre algunos temas nacionales era intrascendente, pero la aventura era un desafío. En algunas ocasiones me siento frente a la computadora, creyendo que escribo para miles de personas, que comparten conmigo ideas, sueños, pensamientos, criticas…; otras, quizá la mayoría de las veces, escribo como si hablara conmigo, es como si fuese mi conciencia frente a mí, desafiándome a que diga lo que pienso, lo que creo, lo que sueño… otras también es cierto; me coloco frente al teclado con el ánimo de ironizar sobre algunos temas y algunos emisores de esos temas, que se toman demasiado en serio sus posiciones ideológicas, que pretenden que las y los demás comulguemos sin cuestionar, con sus razonamientos… en otras me sobrecogen acontecimientos que provocan emociones y sentimientos que no sé canalizar de otra forma que no sea escribiendo mi opinión. Opinión que tengo claro, solo es la de uno, entre los casi 5 millones de habitantes de este extraordinario país en el que vivimos.
Ignoro cuándo empecé a sugerirme hacer esa lista de propósitos anuales, que no concluyo con éxito cada año.
Los primeros meses del año, es fácil seguir el camino trazado. En algún momento la hoja de ruta decide cambiar ella; actúa independiente, como ese “corrector” que traen los teléfonos celulares y las tabletas, que parecen tener vida propia, que cuando una se dio cuenta, ya el texto se publicó, y aparecen palabras que no significan nada, y una intentando explicar al destinatario, cuál era la palabra correcta, que quería escribir, así más o menos, ocurre con mis propósitos anuales.
Realmente tenemos una vida, de la que no tenemos el control, aun cuando lo creamos. Si el día es cálido, si es ventoso o llueve a raudales, no es algo que podamos controlar, que un tipo se traiga abajo un poste eléctrico y nos deje sin poder trabajar, no está en nuestro control. Que fallezca alguien que amamos, no es algo que podamos controlar, que nos amen o dejen de amar, no está en nosotros esa decisión. Que florezcan las plantas o lleguen los gorriones a tomar su miel, no está en nosotros decidir. ¡Que la Liga pierda el campeonato, siendo el equipo más regular del torneo, no es algo que podamos controlar…!
Quizá el primer propósito del año pase por aceptar que no llegamos ni siquiera a semidiosas, ni dioses. Solo humanos, imperfectos, pero perfectibles, humanos que podemos marcar diferencia, si solo dedicamos tiempo a pulir un poco más el material del que estamos hechos, sí ciertamente piel, huesos, líquidos, órganos, sistemas, inteligencias… también espíritu.
Están los destinados para construir grandes obras, otros tenemos tareas más pequeñas pero igual de valiosas, como decía el padre Práxedes, “no somos indispensables, pero somos necesarios…”
¿Qué nos trasforma en más humanos y humanas, acaso el servicio? El signo de este tiempo es el TENER, quizá si transitáramos por el SER, este año sería mejor aun que el anterior. ¡Que así sea para usted!


 


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...