Logo La República

Jueves, 18 de abril de 2024



FORO DE LECTORES


Profesionales 4.0: El poder de una Mentalidad Digital - Parte 1

Álvaro Rojas alvaro.rojas@costaricacc.com | Martes 26 diciembre, 2023


Álvaro Rojas


En un mundo empresarial en constante evolución, la Cuarta Revolución Industrial está marcando un punto de inflexión en la forma en que las organizaciones operan: la creciente influencia de la inteligencia artificial y la automatización está redefiniendo la naturaleza del trabajo y la toma de decisiones. En este contexto, el desarrollo y fortalecimiento de habilidades y competencias se convierten en una necesidad imperativa para los líderes y los profesionales en general. Entre dichas habilidades, la "mentalidad digital" emerge como un pilar fundamental: La Dra. Tsedal Neeley, una destacada experta en el tema, aborda la importancia de esta mentalidad en la era de la transformación digital, afirma que cada ejecutivo y trabajador debe poseer una mentalidad digital, lo cual implica no solo comprender el funcionamiento de las tecnologías emergentes, sino también dominar su implementación y los procesos de cambio organizativo necesarios para capitalizar su potencial. Por esto, es importante explorar en profundidad la importancia de esta habilidad en el contexto de la revolución corporativa que está siendo impulsada por la inteligencia artificial.

Desde la proliferación de la Internet hasta la aparición de tecnologías como la inteligencia artificial y el Internet de las cosas, la evolución digital ha transformado profundamente la forma en que las empresas operan. Según un informe de McKinsey & Company1, las empresas que adoptan tecnologías digitales tienen un crecimiento en ingresos de 0.9% y agregan a un 1.8% de margen a su EBITDA más alto en comparación con sus competidores menos digitales, subrayando cómo una organización liderada por un director o conjunto de líderes con mentalidad digital puede generar impactos tangibles en los resultados financieros.

Pero, ¿qué significa tener una Mentalidad Digital en la Alta Gerencia?

Para lograr resultados sobresalientes en la era digital se requiere un sólido dominio de competencias tecnológicas, lo cual no aplica únicamente paralos líderes de tecnología dentro de la organización: la responsabilidad no puede recaer exclusivamente en los directores de tecnología y los directores de datos puesto que cada vez más, se espera que los líderes de las unidades de negocio y los directores de la empresa tomen decisiones difíciles que equilibren la inversión en tecnología y otros aspectos financieros. En este contexto, las mesas directivas también necesitan ampliar su comprensión tecnológica, sin limitarla a un solo miembro con conocimientos técnicos sino integrándola en todas sus decisiones estratégicas. A pesar de ello, en la actualidad son muy pocos los líderes empresariales que han adoptado un compromiso profundo con la tecnología, aun cuando se está redefiniendo los requisitos de casi todos los roles y dicha herramienta se ha convertido en una parte integral de casi cualquier trabajo. Sin una comprensión más profunda de los puntos críticos de convergencia entre su negocio y las nuevas tecnologías, los ejecutivos y miembros de los consejos directivos podrían enfrentar desafíos significativos en su trayectoria hacia el éxito (Estrategia para un mundo digital, Blackburn & Galvin, 2021).

Tener una mentalidad digital no implica ser un experto en tecnología, sino tener la disposición y la curiosidad para comprender y aprovechar las herramientas digitales en beneficio de la empresa; esto abarca desde la adopción de nuevas plataformas para la toma de decisiones informadas hasta la identificación de oportunidades de innovación disruptiva en la industria. De hecho, the Adecco Institute2, enumera una seria de mitos que tienen los ejecutivos sobre la mentalidad digital y que nos les permite avanzar en esta dirección, dentro de los cuales destacan:

• La transformación digital es una función de IT: muchas personas creen que la transformación digital es responsabilidad exclusiva del departamento de tecnología de la información, sin embargo la transformación digital es un esfuerzo de toda la organización ya que requiere colaboración de todas las áreas.

• La tecnología es el elemento clave de la transformación digital: si bien la tecnología es un componente importante de la transformación digital, no es el único factor. La transformación digital también implica cambios en la cultura, procesos y habilidades de la organización.

• La transformación digital es un lujo: algunas personas creen que la transformación digital es un lujo que solo las grandes empresas pueden permitirse, sin embargo la transformación digital es esencial para la supervivencia y el éxito a largo plazo de cualquier empresa, independientemente de su tamaño.

• La transformación digital implica reemplazar a los colaboradores por tecnología: este mito surge del temor de que la transformación digital resulte en la eliminación de empleos, no obstante la transformación digital puede mejorar la eficiencia y la productividad de los empleados, lo que puede llevar a un crecimiento de empleos en lugar de su reducción.

• La transformación digital es necesaria solo para empresas de tecnología: muchas personas creen que la transformación digital es relevante solo para las empresas de tecnología, pero es claro que la transformación digital es relevante para cualquier empresa que quiera mantenerse competitiva en un mundo cada vez más digital.

Una vez superando estos mitos podemos enfocarnos en desarrollar una mentalidad digital, la cual es particularmente relevante en un entorno donde la agilidad y la adaptabilidad son esenciales para la supervivencia de las empresas. Según Sarah Franklin, vicepresidenta ejecutiva de Salesforce, “tener una mentalidad digital significa estar dispuesto a desafiar el status quo y a adoptar nuevas formas de trabajar”.

Según los expertos, cuando gran parte de la toma de decisiones de una organización recae sobre un líder que tiene mentalidad digital, esto trae una serie de beneficios, por ejemplo, puede impulsar la eficiencia operativa, la innovación y el crecimiento. Un ejemplo de esto es la compañía farmacéutica Novartis, la cual implementó un programa de capacitación en habilidades digitales para su liderazgo, obteniendo un aumento del 20% en la productividad y un aumento significativo en la colaboración entre los equipos. Esto muestra cómo la inversión en el desarrollo de una mentalidad digital puede traducirse directamente en mejoras tangibles en el rendimiento organizativo.

La innovación es otro ámbito donde la mentalidad digital marca la diferencia. Tim Brown, CEO de IDEO, una firma de diseño e innovación, destaca que “la mentalidad digital permite a los líderes explorar ideas disruptivas y abrazar el fracaso como parte del proceso de innovación”. Ejemplos como el de Amazon, que bajo el liderazgo de Jeff Bezos ha abrazado la innovación continua y ha implementado tecnologías como la inteligencia artificial y los drones de entrega, demuestran cómo una mentalidad digital puede propiciar un ambiente de innovación constante.

Dentro del equipo de liderazgo, es de suma importancia que todos los miembros, inclusive aquellos cuyas funciones tradicionalmente tienen escasa vinculación con la tecnología, intensifiquen sus conocimientos y comprensión en esta área. La necesidad de profundizar en el mundo tecnológico se hace cada vez más urgente ya que la tecnología influye de manera significativa en casi todos los aspectos de nuestras vidas y en las empresas. Por lo tanto, fomentar la familiaridad con la tecnología no solo fortalecerá la capacidad de liderazgo de cada individuo, sino que también facilitará la toma de decisiones informadas y estratégicas en un entorno empresarial en constante evolución.

Blackburn & Galvin (2021), sugieren que hay variedad de opiniones sobre cómo diferentes roles dentro de la organización se relacionan y participan en iniciativas tecnológicas. También destaca la importancia de la formación y la participación activa en tecnología de todos los roles de liderazgo para una implementación tecnológica exitosa, para lo cual mediante de un estudio, el nivel de participación en tecnología de diferentes roles dentro de una organización, se clasificaron en tres categorías: "Líder", "Habilitador" y "Obstructor".

X

Gráfico 1: Blackburn, S., & Galvin, J. (2021, October 8). Nivel de participación, por función, % de encuestados. En Estrategia para un mundo digital. McKinsey & Company3.

Pero, ¿cuáles son la posiciones que más participan en la transformación digital y las que más obstruyen?

• El "director de información o director de datos" es quien tiene la mayor participación en el liderazgo y toma de decisiones relacionadas con la tecnología, con un 59% actuando como líder en esta área.

• A pesar de que roles como "director digital" y "director financiero" podrían tener una relación cercana con la tecnología, su participación activa (participación de que promueve la implementación) como líderes en tecnología no supera el 46%.

• El "Consejo directivo" y el "director de RRHH" son los roles que presentan el mayor porcentaje de obstrucción (participación de manera inútil en la tecnología) con un 33% y 36% respectivamente. Siendo el primero el más resistente o menos involucrado de manera productiva en iniciativas relacionadas con tecnología.

• En general, la mayoría de los roles presentan un porcentaje significativo de habilitadores, es decir, aquellos que participan de manera útil en la tecnología, aunque no necesariamente lideren en ella.

En esta primera parte del artículo hemos explorado la importancia de la mentalidad digital en un mundo empresarial en constante evolución, destacando cómo esta mentalidad se ha convertido en un pilar fundamental en la era de la transformación digital. Hemos discutido la necesidad de que los líderes empresariales de todos los niveles desarrollen esta mentalidad, y cómo superar los mitos que a menudo la rodean. Además, hemos resaltado cómo una mentalidad digital puede generar impactos tangibles en los resultados financieros y promover la eficiencia operativa, la innovación y el crecimiento.

Próximamente, en la segunda parte de este artículo, ampliaremos nuestra discusión, explorando los desafíos y barreras que las organizaciones deben superar para cultivar la mentalidad digital. También analizaremos ejemplos concretos de éxito en la adopción de esta mentalidad y discutiremos el futuro de la mentalidad digital en un entorno empresarial en constante evolución.

Fuentes:

(1) Bughin, J., & Catlin, T. (2019, February 19). 3 Digital strategies for companies that have fallen behind. McKinsey & Company.

(2) Adecco Institute. (2022, June 2). Mitos de la transformación digital - Adecco Institute. Adecco Institute.

(3) Estrategia para un mundo digital. (2021, October 8). McKinsey & Company.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.