Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



NACIONALES


Productos agrícolas alcanzan altos precios por crisis

Natasha Cambronero [email protected] | Martes 27 enero, 2009



Alza en insumos agropecuarios y escasez crediticia generan poca rentabilidad
Productos agrícolas alcanzan altos precios por crisis

• Cultivo de café reporta 300 mil quintales menos en producción

Natasha Cambronero
[email protected]

Mientras la crisis financiera azota a las industrias con desempleo y el cierre de negocios, los estragos en el sector agrícola se asoman de forma diferente.
Alimentos de la dieta básica de los costarricenses como la papa y la cebolla han incrementado su precio de forma sensible para el consumidor.
La restricción crediticia y los altos costos en los insumos agropecuarios llevaron a una reducción en las áreas cultivadas; sin embargo, la poca productividad de las plantaciones fue el principal efecto.
La contracción financiera que sufre el país desde mediados del año pasado, obligó a que los agricultores descuidaran los plantíos y ello ocasionó un menor rendimiento en los cultivos.
“Cuando usted tiene una planta mal nutrida vienen las plagas y las enfermedades. Nos agarraron con costos altísimos y muchos productores primero pensaron en alimentarse ellos y después darle de comer a la mata, lo que ocasiona una menor productividad y es ahora cuando se ven las consecuencias”, afirmó Guido Vargas, presidente de la Unión Nacional de Medianos y Pequeños Productores (Upanacional).
Esta situación también se presentó en la producción de café, pues a pesar de que se siguieron cultivando las mismas 99 mil hectáreas, la cosecha cayó en alrededor de 300 mil quintales (13,8 millones de kilos).
Al igual que ocurre con este grano, la papa es otro de los productos que también han sido azotados por la crisis. Esto ha ocasionado un incremento en los precios de al menos un 120%, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de la Producción.
El alza en los precios de este tubérculo es el resultado no solo de los altos costos de producción, sino también de las importaciones y los estragos que ocasionó el clima, pues se estima que cerca de 2.240 hectáreas se perdieron.
“El 80% de la producción se perdió por causa del mal clima y el poco dinero que tenían los agricultores. Ahora el país se ha visto en la necesidad de importar, lo que comprueba que la importación no es nada beneficiosa para los consumidores”, aseguró Gerardo Aparicio, representante de la Asociación de Horticultores de Cartago, región en donde se cultiva el 95% de la producción nacional.
Otro de los cultivos que ha sido afectado por los disparadores en los costos de producción es la cebolla, ya que al menos el 85% de la cosecha se perdió, eso es unas 1.100 hectáreas.
“A principios del año pasado se dio una importación desproporcionada de cebolla, los costos de producción se multiplicaron y el invierno golpeó fuertemente a la producción de papa y de cebolla”, añadió Aparicio.
Las hortalizas también se vieron afectadas por la crisis, pero en menor cantidad, pese a ello aun no se han cuantificado los estragos.
De mantenerse la situación, el panorama para el sector agrícola es oscuro pues su rentabilidad está perdiendo peso.
“Este año será muy difícil, la producción que hoy nosotros estamos cosechando viene acompañada de todo ese peso del disparador del petróleo, insumos y fertilizantes. Lo estamos cargando en la espalda”, dijo Vargas.
No obstante, se espera que los estragos en el sector sean menores a los que está viviendo la industria turística y la construcción, en donde se han cancelado decenas de proyectos y se han despedido a cientos de trabajadores.