Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Producción sostenible de madera y empleo

| Lunes 30 marzo, 2009



Producción sostenible de madera y empleo

Ing. Alfonso Barrantes Rodríguez
Director ejecutivo de la Oficina Nacional Forestal (ONF)

En momentos en que se debate cómo mantener el empleo, especialmente en las zonas de mayor pobreza, cobra especial relevancia la contribución de las plantaciones forestales y los sistemas agroforestales en este sentido. Este sector productivo satisface la demanda de madera, recupera la cobertura forestal, presta servicios ambientales, genera empleo y ayuda a reducir la pobreza rural.
En la última década, las plantaciones forestales han contribuido activamente en la generación de empleo rural, paliando el deterioro progresivo del sector agropecuario. Más del 70% de la madera usada en la construcción, el embalaje de productos de exportación y las mueblerías —casi un millón de metros cúbicos al año— son producidos por estos sistemas.
Por su parte, el establecimiento de árboles con cultivos, además de incrementar los beneficios ambientales como sombra, mejoramiento del suelo y protección de los cultivos, también ha permitido al productor mejorar sus ingresos y diversificar la producción de su finca.
Se estima que más del 80% de las inversiones en plantaciones forestales se convierte en empleo: cada hectárea cosechada genera durante el ciclo productivo unos 300 jornales. La mayoría de estos empleos se dan en las zonas rurales marginales, como San Carlos, Osa, Nicoya, Los Chiles, Corredores y Sarapiquí, entre otros, lo cual tiene un impacto directo en la calidad de vida de los habitantes de las regiones más pobres de Costa Rica.
A diferencia del desarrollo industrial del país —concentrado en el Valle Central— el 98% de la industria que procesa la madera de las plantaciones forestales se ubica en las regiones de menor desarrollo económico: el 41% en la Región Huetar Norte, el 30% en la Región Brunca, el 18% en la Huetar Atlántica, el 9% en la Chorotega y solamente un 2% en la Región Central. Por las características de la materia prima, la industria de diámetros menores se establece cerca de las fuentes de materia prima y no cerca del mercado o consumidor final, como ocurre con la mayoría de las agroindustrias (Arias, 2004).
En Costa Rica se están generando experiencias importantes en la fabricación de pisos, vigas, plywood o madera contrachapada, madera laminada y muebles de exportación con alta calidad, elaborados con maderas semiduras e inclusive suaves (De Camino, et al, 2004).
La actividad forestal muestra un alto grado de integración vertical y horizontal, con inversiones importantes en industria, secado y procesos productivos que agregan valor, contribuyen en la generación de empleo y la reducción de la pobreza rural. Esto no se ha dado en otras actividades productivas, tales como el café, el banano y la piña, donde exportamos los productos prácticamente en bruto.