Enviar
"Priorizaremos en banca al detalle"

Con nuevo gerente, Banco de Costa Rica entrará en un proceso de renovación que le tomará unos 36 meses

Daniel Chacón
[email protected]

Con ímpetu y planes de insertar en la lista de bancos de primer nivel a la entidad que lo vio crecer como profesional, Mario Rivera asumió oficialmente las riendas del Banco de Costa Rica (BCR).
De 48 años y más de 30 de carrera en el BCR, el nuevo gerente general se inició como oficinista en 1978, ascendiendo posiciones hasta la subgerencia en 2005.
A la gerencia llegó con la recomendación de la junta directiva y de un estudio hecho por PricewaterhouseCoopers, en el que se determinó que él era la persona más adecuada para el cargo.
“El Banco ha hecho cambios para sobrevivir, luego para competir. Todavía no alcanza para llegar a los niveles de excelencia que deseamos”, reconoció Rivera.

¿Retos del Banco para 2009?
Incursionar en la banca al detalle, área en la que centraremos nuestro esfuerzo y para la que explotaremos el canal robusto de servicios que tiene el Banco. Ello sin descuidar el sector empresarial, que representa más del 60% de nuestras operaciones; tenemos que equilibrar la conformación del negocio.

¿Cuál es la imagen que desean proyectar?
Queremos distinguirnos por la excelencia en servicio al cliente, es un elemento fundamental y que cuesta copiar. Pero por ahí debemos empezar para profundizar en los proyectos. Para trascender necesitamos mejorar el trato con las personas, agilizar las operaciones en nuestros canales de distribución, tanto físicos como electrónicos.

¿Qué soporte dará la tecnología en este proceso?
Será vital, estamos en un asunto semejante a un trasplante de corazón. Invertimos alrededor de $40 millones para actualizar el sistema que soporta el funcionamiento del Banco. Las aplicaciones actuales son parches que nadie puede tocar y, por ejemplo, para sacar un nuevo producto tardamos hasta seis meses, mientras la competencia puede hacerlo en mes y medio.

¿A dónde dirigirán los esfuerzos de mejora?
A pequeñas y medianas empresas (pymes), y tenemos que incursionar con banca de desarrollo. Nos falta entrar en banca de inversión y finanzas corporativas de una manera más elaborada. Quizá nuestra mayor dedicación se dirigirá a profundizar la relación con nuestros clientes físicos.

¿En qué grado planean hacerlo?
En mucho, es una mina de oro. Tenemos 1,5 millones de clientes y solo 80 mil operaciones de crédito. Igualmente, poseemos 1,8 millones de tarjetas de débito y ni la mitad de tarjetas de crédito. Esperamos crear lealtad y posicionarnos como la primera elección.

¿Fue suficiente la capitalización?
Sí, pero solo alcanzará unos meses; por lo que la ley de deuda subordinada es clave. Hay un mercado internacional que consume estos títulos, lo que nos permitiría capitalizarnos sin la burocracia estatal.


Ver comentarios