Principales bancos de Europa reducen pérdidas en toda América Latina
En agosto, HSBC Holdings Plc vendió su unidad brasileña deficitaria, que tenía más de 20 mil empleados.
Enviar

 Los bancos europeos se retiran en toda América Latina.

Société Générale SA anunció en febrero que despedirá a más de mil empleados al abandonar el negocio de financiamiento del consumo en Brasil.
En agosto, HSBC Holdings Plc vendió su unidad brasileña deficitaria, que tenía más de 20 mil empleados.
Dos meses más tarde, le tocó el turno a Deutsche Bank AG. La entidad crediticia alemana dijo que cerrará sus oficinas en Argentina, México, Chile, Perú y Uruguay y trasladará sus operaciones a otra parte. Barclays Plc también reducirá sus operaciones en Brasil.
El éxodo amenaza con profundizar la inquietud latinoamericana, dado que a empresas y consumidores les resultará más difícil obtener financiamiento.
La suerte de la región ya ha cambiado conforme la declinación de los precios de las materias primas la llevan hacia la peor recesión desde fines de la década de 1990.
Los bancos europeos, por su parte, buscan reducir los negocios débiles en tanto se esfuerzan por generar ganancias y cumplir con exigencias de capital más estrictas en sus países.
“Todos los grandes bancos europeos experimentan una fuerte presión en el sentido de cambiar su modelo de negocios como consecuencia de cambios de regulación y de los bajos precios de las acciones”, dijo en un correo electrónico Roy Smith, un profesor de finanzas de la Escuela Stern de Administración de la Universidad de Nueva York.
Los cambios tienen que ser muy importantes para marcar una diferencia”.
Las salidas constituyen oportunidades de apertura para rivales locales y bancos globales desde los Estados Unidos hasta España y Suiza dispuestos a esperar el fin del estancamiento económico.
Es probable que la economía de América Latina se contraiga 0,5% este año como consecuencia de la declinación de los precios de las materias primas y de una desaceleración en Brasil que se pronostica será la más prolongada desde la Gran Depresión, según estimaciones que compiló Bloomberg.
Se trataría de la primera recesión en la región desde 2009 y la mayor desde 1999. La demanda de servicios de banca de inversión vacila y las comisiones caen 45 por ciento este año hasta el 15 de octubre y alcanzan el punto más bajo en 10 años, $817 millones, dijo Dealogic.
“Los bancos europeos tienen ganancias bastante débiles en este momento y, en algunos casos, escasos niveles de capital”, dijo en un correo electrónico Erin Davis, analista de Morningstar Inc. Eso deja “escaso margen de maniobra” para absorber pérdidas o bajas ganancias en América Latina por más que confíen en las posibilidades de la región a largo plazo, dijo Davis.
Deutsche Bank, que inició operaciones en América Latina en 1887 con una filial en Argentina, tiene unos 269 empleos en los cinco países que abandona, según sus declaraciones financieras de 2015. En Brasil tiene alrededor de 334 empleados.
 



 



Ver comentarios