Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 3 Marzo, 2016

El martes se dio un hecho histórico en el béisbol de Grandes Ligas. Por primera vez un jugador fue suspendido por un caso de violencia doméstica.
Aroldis Chapman, cerrador estelar de los Yanquis de Nueva York, después de ser adquirido de los Rojos, fue suspendido por 30 juegos y verá acción hasta el 9 de mayo. El “pitcher” cubano con el lanzamiento más veloz medido en todo el béisbol no apeló la decisión, quizá porque dentro de las circunstancias lo favorece.
La pena le permite ir a la agencia libre al final de temporada; si le hubieran puesto 46 juegos o más se le niega ese derecho por falta de tiempo de servicio en Grandes Ligas.
Eso sí, el lanzallamas perderá $1,7 millones de su salario.
El comisionado Rob Manfred, al hacer pública la suspensión, manifestó que: "gran parte de la información sobre el incidente se ha hecho pública a través de los documentos liberados por las fuerzas del orden”.
El 30 de octubre de 2015, a Chapman se le involucró en un acto violento en el que trató de estrangular a su novia Cristina Barnea de 22 años y luego disparó ocho balazos en el garaje de una residencia en Davie, Florida.
El acuerdo es histórico, luego de que la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas aceptó que el Comisionado puede imponer disciplina a su antojo, independientemente de si el caso va o no va a juicio
Barnea dijo a la policía que Chapman la empujó, puso sus manos alrededor de su cuello y la estranguló durante una discusión. El lanzador reconoció haber tenido una pelea, pero dijo que fue empujado por el hermano de Barnea. Admitió que tiene un arma de fuego y disparó ocho tiros en una pared y la ventana mientras estaba encerrado en su garaje. “La decisión de aceptar una suspensión fue tomada después de una cuidadosa consideración. Tomé esta decisión en un esfuerzo para minimizar las distracciones que una apelación haría a los Yanquis, mis nuevos compañeros de equipo y lo más importante, a mi familia. He aprendido de este asunto”, dijo Chapman.
Chapman, de 28 años ha salvado 145 juegos en las últimas cuatro temporadas y ponchó a 546 bateadores en 319 entradas de liga. Él iba a comenzar la temporada como parte de un trío potente de cerradores con Andrew Miller y Dellin Betances.
Otros casos de violencia doméstica contra el jardinero de los Dodgers, Yasiel Puig y el campocorto de los Rockies José Reyes están pendientes.