Logo La República

Viernes, 24 de septiembre de 2021



ACCIÓN


Primer tico completa uno de los retos de aguas abiertas más duros del mundo

Walter Herrera walterherrera.asesor@larepublica.net | Miércoles 25 agosto, 2021

aguas abiertas
“Fue una lección de fortaleza mental en la cual sufrí tanto al inicio que batallé contra mi mismo para no retirarme a los 10km de haber iniciado. El enorme esfuerzo que hice durante mi entrenamiento me valió para poder sacar energías y fuerzas para completar este cruce. Ha sido una lección de vida importantísima para mí de superación ante la adversidad”, dijo Daniel Vivero, atleta de aguas abiertas. Cortesía/La República


El costarricense Daniel Vivero completó el Reto del Canal de Catalina de aguas abiertas, una de las pruebas de natación más difíciles por las condiciones del agua y por realizarse en altas horas de la noche, único momento en donde disminuye el tráfico de buques.

Nunca antes un centroamericano había finalizado el Canal de Catalina, a excepción de una guatemalteca en 2011.

Lea más: A sus 46 años Rocío Mora es la primera tica en nadar 46 km alrededor de Manhattan

La prueba la realizó entre el 11 y 12 de agosto, cruzando los 32,2 kilómetros que unen la isla de Santa Catalina y la costa de Los Angeles en California.

De acuerdo a la pagina oficial de Catalina Channel Swim Federation, a la fecha tan solo 574 personas lo han cruzado en 94 años que tiene de celebrarse.

daniel vivero

Esta prueba es una de las tres que componen la Triple Corona, que además del Canal de Catalina, incluye el Manhattan 20 Bridges que consta en nadar alrededor de la isla neoyorquina y el Canal de la Mancha (entre Inglaterra y Francia de 34km).

Lea más: Competencia de aguas abiertas apoyará tortuga en peligro de extinción

Vivero ya nadó alrededor de Manhattan y solo le resta el de la Mancha para ser el primer tico en dejarse la Triple Corona e ingresar en una selecta lista donde están solo 252 nadadores, de acuerdo a la base de datos del Marathon Swimming Federation.

Relato de Daniel Vivero

Empecé a nadar a las 10 p.m. desde la isla de Santa Catalina hacia la costa de Los Angeles en aguas con una temperatura promedio de 18 grados Celsius y en una oscuridad completa.

Por reglamentación debo nadar sin traje de neopreno ni ningún tipo de ayuda salvo una gorra sencilla de latex (o silicone) y anteojos de natación. Durante mi cruce pude nadar con delfines por un largo trayecto del recorrido, así como con dos ballenas que se mantuvieron a una distancia cercana, una foca y un espectáculo de plancton bioluminiscente que se hacía presente cada vez que braceaba en la oscuridad de la noche.

aguas abiertas

Dicho esto, no todo fue color de rosa durante mi cruce ya que inicié con nauseas producto del viaje en bote que me llevó al punto de inicio en la isla. Durante mis primeros 10 km vomité siete veces y tuve que combatir contra el frío para no entrar en pre-hipotermia.

A pesar de todos los retos que afronté pude realizar mi nado en 11 horas, 19 minutos, superando el tiempo promedio que se dura en realizar este cruce el cual ronda las 12 horas y media aproximadamente.

Fui concluyendo a las 9 a.m. del día siguiente.


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.