Presiones tocan a las puertas de la banca
Enviar
Presiones tocan a las puertas de la banca

• Entidades de capital doméstico, principalmente las de menor tamaño, y con mayores limitaciones de fondeo, estarían más expuestas

Wilmer Murillo
[email protected]

El entorno mundial complicado podría estar tocando a las puertas de la banca este año a través de una combinación de hechos como la menor expansión crediticia, mayores restricciones de fondos y crecientes provisiones por préstamos deteriorados, que han limitado las utilidades de la mayoría de bancos.
Aunque se vislumbra como un atractivo para los ahorrantes, la presión al alza de las tasas de interés que se daría este año les pondría presión a las entidades financieras.

Las presiones al alza de los intereses vienen dadas por la fuerte competencia de los bancos de Costa Rica por preservar su liquidez, lo cual los coloca en una posición incómoda por el costo del fondeo al que tendrán que hacer frente.
Lo anterior ha conducido a un estrechamiento de los márgenes de intermediación, especialmente en aquellas entidades con poca diversificación de fondos y que dado el elevado nivel de apalancamiento de sus deudores, cuentan con menores posibilidades de trasladar a estos últimos el mayor costo de fondos.
En general, los riesgos que enfrentan los bancos en 2009 se aproximan por el flanco de una menor expansión del crédito, restricciones de fondos y crecientes provisiones por créditos deteriorados, advirtió en un detallado informe presentado ayer, la agencia calificadora de riesgo Fitch.
“Prevemos que esos factores continuarán presionando los resultados de los próximos meses”, comunicaron voceros de la agencia.
Al respecto, en los bancos consideran que los efectos estarían comenzando a sentirse.
“No creo que la crisis nos haya alcanzado, pero los datos a marzo ya muestran una disminución generalizada de los rendimientos del sistema financiero en función de los altos costos de captación”, dijo William Hayden, gerente general del Banco Nacional de Costa Rica.
La banca no está prestando satisfactoriamente, al tiempo que se incrementan los problemas de pago. “La morosidad se ha incrementado en forma apreciable, y los bancos tienen que hacer mayores reservas que afectan nuestras ganancias”, dijo el gerente.
El ritmo de crecimiento crediticio exhibido por la banca centroamericana en los últimos años se ralentizó durante 2008, como resultado del endurecimiento de las políticas crediticias y de una mayor preferencia por la liquidez, dadas las mayores dificultades para acceder a fuentes de financiamiento.
El escenario que contempla Fitch para el presente año anticipa tasas de crecimiento significativamente menores a las registradas en 2008.
Los niveles de morosidad de las carteras de préstamos se han incrementado aceleradamente en los últimos meses, dijo la agencia coincidiendo con la apreciación de Hayden.
En el caso concreto del Banco Nacional, explicó que “hemos visto disminuidos los márgenes de intermediación en función de los altos costos de captación, de modo que existiendo una buena disponibilidad de recursos para prestar, la demanda está sostenida”, explicó.
Las tasas de interés permanentemente al alza son el resultado de la competencia que el Banco Central le ha metido al sector financiero, que tiene que estarse adecuado a las necesidades del mercado. De este modo debe tener tasas al menos un 2,5% por encima del Banco Central para poder competir y eso está ejerciendo enormes presiones sobre la liquidez, todo lo cual hace que aumentar los fondos prestables sea una ilusión, señaló finalmente.
En la medida en que la crisis financiera internacional afecte con mayor intensidad a las economías de la región, se anticipan mayores deterioros en la calidad de los activos que supongan un ritmo más acelerado de provisiones.
Potenciales devaluaciones de las monedas locales exacerban el riesgo crediticio en aquellas entidades altamente dolarizadas. Ante este escenario, la capacidad para absorber pérdidas presenta importantes disparidades entre países y bancos.
En este contexto, Fitch no descarta movimientos hacia la baja en las calificaciones de riesgo de los bancos que operan en Centroamérica.
Las calificaciones de riesgo de los bancos de capital doméstico, principalmente los de menor tamaño, y con mayores limitaciones de fondeo, están más expuestas a las variaciones en las condiciones del entorno y a crisis de confianza.

Ver comentarios