Precios al consumidor suben en Estados Unidos
Enviar
Precios al consumidor suben en Estados Unidos

El coste de vida en Estados Unidos se encareció en julio por primera vez en cuatro meses al aumentar un 0,3% debido fundamentalmente al repunte en los precios de la energía, informó este viernes el Departamento de Trabajo.
El Índice de Precios al Consumo (IPC) cayó un 0,1% en junio, un 0,2 en mayo y un 0,1% en abril, lo que hizo surgir el temor de una deflación, una caída amplia y generalizada de los precios que provoca también una reducción de los salarios.

La deflación puede desencadenar una espiral peligrosa que lleva a los consumidores a ahorrar ante la expectativa de que los productos sigan abaratándose, lo que a su vez agudiza la caída económica.
Funcionarios de la Reserva Federal (Fed) expresaron esta misma semana su preocupación ante un escenario de ese tipo, lo que llevó al banco central a continuar con sus políticas de estímulo.
La autoridad monetaria ha subrayado además su intención de mantener durante un periodo prolongado su actual política de tipos casi cero con el fin de reanimar la economía del país.
La última vez que Estados Unidos sufrió un caso serio de deflación fue durante la Gran Depresión de los años 1930.
Los datos de este viernes parecen alejar ese fantasma, aunque los analistas subrayan que si se excluyen los precios más volátiles de la alimentación y la energía el IPC repuntó tan sólo un ligero 0,1%.
La inflación subyacente, que excluye los alimentos y la energía, y que la Fed utiliza como referente a la hora de fijar su política monetaria, registró un incremento interanual del 0,9%, el ritmo más lento de los últimos 44 años.
El Gobierno informó que el encarecimiento de la energía fue responsable de alrededor de dos terceras partes del incremento de los precios.
Los precios de la energía subieron un 2,6% en julio, el primer aumento desde enero, mientras que el combustible aumentó un 4,6% el mes pasado.
Por el contrario, los precios de las frutas y la verdura experimentaron la mayor caída en casi cinco años.
En su conjunto la inflación interanual fue de un 1,2%, en línea con las expectativas del consenso de analistas.
Por lo demás, el Gobierno informó también que las ventas al por menor aumentaron en julio por primera vez en tres meses al registrar un incremento del 0,4% gracias a las mayores ventas de automóviles y gasolina.
Si se excluyen las ventas de vehículos las ventas repuntaron tan solo un 0,2%.
El repunte registrado en julio tiene lugar tras una caída del 0,3% en junio y otra del uno% en mayo.
Las ventas aumentaron un 2,1% en marzo pero desde entonces el gasto de los consumidores, que representa el 70% de la economía estadounidense, se ha debilitado.
El apartado que tuvo un mejor comportamiento fue el automovilístico, con un repunte del 1,6% en las ventas de vehículos y componentes, el mejor registro desde el aumento del 6,6% que tuvo lugar en marzo pasado.
Las promociones de los últimos meses y las mayores facilidades para acceder al crédito propiciaron el despegue de las ventas, según los observadores.
Nissan, Toyota, Volkswagen, Subaru y Kia fueron las compañías que registraron mayores ganancias.
En total, la industria vendió más de un millón de automóviles, un incremento del 5,1% frente a julio de 2009.
Mientras tanto, las ventas en las gasolineras aumentaron un 2,3% en julio, el mejor dato desde noviembre pasado.

Washington

Ver comentarios