Logo La República

Miércoles, 20 de marzo de 2019



FORO DE LECTORES


Precio de las medicinas

| Lunes 28 junio, 2010


Precio de las medicinas

La iniciativa del diputado José María Villalta sobre cómo rebajar el precio de las medicinas merece un análisis serio, pues el costo de los medicamentos tiene un gran impacto sobre las finanzas públicas y privadas.
En el sector privado, la inversión que hacemos los ciudadanos en términos de dólares ha sido casi igual o mayor inclusive que la que hace la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), pero con un volumen de unidades muy menor que el de la CCSS.
Esto se debe en gran parte a que la CCSS ha tenido una política sana de favorecer genéricos lo cual ha permitido la compra en gran volumen y a un precio razonable, necesario para abastecer las necesidades del país, pero con la aparición de medicamentos muy específicos para las enfermedades tales como el cáncer de mama, leucemias, enfermedades metabólicas, trasplantes, etcétera, la disponibilidad de genéricos en estas áreas será cada vez menor y la inversión de la CCSS será cada vez mayor.
Por esto considero que el precio de las medicinas es parte importante de la salud pública. Sin embargo, el enfoque de esta fue descartado por el Ministerio de Salud en el Gobierno de 2002-2006 desechando algunos logros importantes de la administración anterior, un error que nos ha costado caro y que elimina la posibilidad para miles de costarricenses de poder tener acceso a medicamentos de patente e innovadores.
Es preciso que esta nueva iniciativa del diputado Villalta tenga a su disposición la información de las luchas anteriores para evitar repetición de los obstáculos que encontramos y que en muchos casos, influyeron de manera negativa sobre las propuestas.
Villalta propone poner control de precios sobre los medicamentos, lo cual fue desechado en la administración Figueres por ser totalmente ineficaz para controlar los precios. El mecanismo que neutraliza el control de precios es la triangulación en la importación y facturación, pues es muy sencillo que una compañía fantasma situada en el extranjero facture a un precio elevado el medicamento que reexporta a Costa Rica y como la ganancia en nuestro país se basa en el precio de compra pues fácilmente el precio a fijarse estará a la buena voluntad del representante o importador.
Los medicamentos no pagan impuestos de importación por ser de interés público, lo que facilita aún más la sobrefacturación y la triangulación. En países como Canadá, Inglaterra, España, esto se consideraría un fraude con penas de prisión, no siendo así en nuestro país. Además, no tenemos los mecanismos de fiscalización para ejercer un control sobre la triangulación y facturación en países extranjeros.
Una forma de poder comprar a precios más bajos en el extranjero, es permitiendo la compra de medicamentos de marca de, países con controles de calidad estrictos, como Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Japón, Israel entre otros, pues un mismo medicamento de marca tiene un precio diferente para cada país o grupo de países. Esto se conoce como importación paralela, la cual fue planteada en el gobierno de Miguel Angel Rodríguez por decreto, pero fue eliminada por un recurso de amparo. El diputado Villalta está en una posición que le permitiría plantear este mecanismo por medio de una ley.
La diferencia del precio entre farmacias es conocida y así lo señala el diputado. Sin embargo, por medio de información que el Ministerio de Salud ofrecía al público, tanto por publicaciones en la prensa como por medio de radiomensajes 24 horas al día, se logró obtener ventajas importantes para el paciente que podía escoger entre varias farmacias que competían por dar un mejor precio y un buen servicio. La información sobre el precio se obtenía de las mismas farmacias, que competían entre sí. Todo este esfuerzo fue desechado, pues el gobierno siguiente no consideró de interés para la salud pública el precio de los medicamentos.
Se pueden emplear los mecanismos de competencia, liberalización en las leyes de importación y apertura de los oligopolios que dominan este tema. Para lograr esto es necesario un fuerte apoyo de la opinión pública pues el sacrificio que hacemos para poder pagar por nuestra salud, como si fuéramos un país rico pesa mucho sobre los hombros de todos. También es necesario enfrentar el cartel de multinacionales que armoniza la fijación de precios e influye sobre los órganos de información, y los responsables de diseñar y ejecutar las políticas sobre el tema.

Rogelio Pardo Evans
Ex ministro de Salud