Precio bajo impulsa a consumir contrabando
Enviar

Reto fiscal
Primera mesa de diálogo fiscal ahondó en el problema sin conocer su magnitud

Precio bajo impulsa a consumir contrabando

Estudio de Amcham detalla que a pesar de que reconocen que les perjudica, lo compran

201310272111060.in3.jpg
A pesar de que los costarricenses reconocen que el contrabando es ilegal, que afecta las empresas locales, que podría ayudar a financiar el narcotráfico por ser un portillo para lavar dinero... más de la mitad reconoce haber comprado algo de contrabando en el último año.
Un reciente estudio de la Cámara de Comercio Costarricense Norteamericana (AmCham) muestra los hábitos de consumo de los costarricenses. Donde sobresale que a pesar de que un 90% considera que el contrabando es ilegal, el 53% mencionó haber comprado productos de contrabando (copias, imitaciones o productos originales). “Estamos hablando de casi 800 mil personas en el Gran Área Metropolitana”, dijo Catherine Reuben, directora ejecutiva de Amcham.

Las razones de los costarricenses para comprar contrabando son varias, pero el precio menor es la más importante. “A mí qué me importa si pagan impuestos si a mí me queda barato y accesible el precio”.
Este tema revive su importancia tras la realización de la primera de cinco mesas de diálogo para elaborar una reforma fiscal, realizada el jueves pasado en el Auditorio Nacional.
201310272111060.in33.jpg
A pesar de lo dañino de esta actividad nadie sabe a cuánto asciende ese millonario negocio ni cuánto beneficiará al fisco su erradicación.
“¿Quién tiene los datos de la cantidad de contrabando que entra?”, dijo Luis Alonso Bonilla, director de la Policía de Control Fiscal, reafirmando que no hay una cifra oficial del tamaño de esa ilegal industria.
Bonilla lanzó la pregunta en la actividad donde asistieron además de representantes de gobierno agentes de aduana, académicos, empresarios, ciudadanos interesados y prensa, con la promesa de discutir el primer tema de la reforma: Fortalecimiento Administrativo y Legal del Sistema Tributario y Aduanero.
De los temas a tocar en la mesa, el contrabando fue uno en los que más se profundizó. Se mostraron los datos de aumento de decomisos de mercadería contrabandeada en los últimos años, que muestra la efectividad de la policía fiscal, pero también una parte del negocio del que las autoridades siguen sin dar cifras de su tamaño. Asistentes reclamaron que no se haya penalizado nunca a algún empleado de aduana que dejara entrar mercadería sin pagar impuestos, algo que no es calificado como contrabando, pero que tampoco se tiene cuantificado. También la negativa a instalar los escáneres de última tecnología que fueron donados hace cuatro años por el gobierno chino, algo que despertó suspicacia entre los presentes.
Dentro de las propuestas de la nueva reforma fiscal está educar sobre cultura tributaria, algo que podría, al menos a largo plazo, reducir el contrabando. Mientras tanto aún queda pendiente la tarea de las autoridades de generar cifras que muestren el tamaño del problema y así puedan medir el avance que se tenga en este tema.

 

Carolina Acuña
[email protected]
@cacunaLR


Ver comentarios