¿Por qué el Reino Unido votará mañana sobre si abandona la UE?
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Los países se agrupan para impulsar el comercio, defender los derechos humanos, proteger el medio ambiente y repeler amenazas.

Firman tratados y se incorporan a grupos internacionales, y cuando lo hacen acuerdan renunciar a algo de independencia. Eso pasó al crearse la Unión Europea, un mercado común y una fuerza política global forjados a partir de los irritables estados de Europa. La pregunta fue siempre si ese extraordinario experimento perduraría.

El temor a una división crece a medida que el Reino Unido se acerca a una votación sobre el abandono del bloque al que se integró en 1973. Muchos británicos consideran que las ventajas ya no convienen a sus intereses. Prefieren la idea de vivir fuera de la UE, como lo hacen Noruega y Suiza. El país está inmerso en lo que se conoce como el debate sobre el Brexit.

Las posiciones

Es probable que el referéndum se reduzca a si la campaña por permanecer en la UE puede explotar mejor el miedo a la incertidumbre económica de una salida o si los impulsores de un abandono del bloque pueden capitalizar el temor a una excesiva migración al Reino Unido.

Los defensores de la pertenencia a la UE destacan que el bloque es el mayor mercado para las exportaciones del país y que las compañías globales se establecen en el Reino Unido porque pueden vender a otros países de la UE sin aranceles. El país se ha beneficiado de la libertad de desplazamiento y los empleadores aprovechan una amplia oferta de mano de obra calificada y barata.

Los euroescépticos dicen que la UE quiere convertirse en un súper estado que vulnere aún más la soberanía nacional. Sostienen que el Reino Unido tiene importancia global sin la UE –tiene un lugar permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU- y que podría negociar mejores acuerdos comerciales sin el lastre de los proteccionistas de la UE.

Las encuestas indican que las preferencias de los votantes están muy parejas, y la incertidumbre hace fluctuar la moneda británica. El primer ministro David Cameron hace campaña a favor de la permanencia del Reino Unido en el bloque de 28 países y sostiene que una partida podría desencadenar una recesión y una década de incertidumbre laboral, comercial y económica.

Boris Johnson, ex alcalde de Londres y uno de los políticos más populares del país, está entre quienes instan a los votantes a inclinarse por salir de la UE para que el Reino Unido pueda recuperar el control de sus leyes y poner freno a lo que considera un excesivo flujo de inmigrantes.



Ver comentarios