Enviar
POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI

La insaciable


Venus Williams tiene una oportunidad en Madrid de recuperar el puesto de número dos del mundo, ahora en poder de la belga Caroline Wozniacki, pero ayer señaló que su deseo no es ese, sino ser la número uno.
“Eso es por lo que jugamos”, dijo Venus, que como siempre recordó a su hermana Serena, actual reina del tenis femenino. “Las dos queremos ser la número uno. Ninguna de nosotras dice ¡qué bien, somos la dos!, añadió Venus, que logrará ese objetivo siempre que haga en Madrid la misma ronda que Wozniacki (finalista el pasado año) o mejor.

Estoril español

El tenista español Albert Montañés, ganó ayer al portugués Federico Gil, por 6-2, 6-7 (7-4) y 7-5 y reeditó su triunfo del pasado año ante un público volcado con el luso.
El catalán frustró además el sueño del tenis portugués: Ningún tenista luso ha ganado en sus 21 ediciones el Abierto de Estoril, considerada la prueba más relevante de Portugal.
A sus 29 años, Montañés se embolsa 72.150 euros y 250 puntos, ya suma dos coronas en Estoril (2009 y 2010) y engorda la nómina de españoles ganadores del Abierto, entre ellos Ferrero (2001), Moyá (2000), Costa (1999), Berasategui (1998) y Corretja (1997).

Rey de Belgrado

El estadounidense Sam Querrey, tercer favorito, dio la vuelta al encuentro contra su compatriota John Isner, segundo (3-6, 7-6(4) y 6-4), y se apuntó el triunfo en el torneo de Belgrado, el segundo que logra en temporada, cuarto de su carrera pero el primero sobre arcilla.
El jugador de San Francisco, de 22 años obtuvo el segundo gane ante su paisano.
El de Belgrado era el tercer duelo entre ambos. Isner ganó en el Masters 1000 de Indian Wells y Querrey en Memphis. Pero nunca se habían medido en tierra batida.

Soberano ruso

El ruso Mijail Youzhny, segundo favorito, volvió a evidenciar que tiene tomada la medida al croata Marin Cilic, primer cabeza de serie, al que se impuso por 6-3, 4-6 y 6-4 para conquistar en Múnich su primer título del año.
El ruso afrontó la final con tres triunfos ante el balcánico en otros tantos duelos. Necesitó casi tres horas para lograr el sexto título de su carrera, que une a los de Moscú, Chennai, Rotterdam, San Petersburgo y Stuttgart, y terminó con su mala racha como finalista en el 2010, cuando disputó sin éxito los títulos de Dubai y Rotterdam.
Ver comentarios