Franco Arturo Pacheco

Franco Arturo Pacheco

Enviar
Lunes 12 Febrero, 2018

Por una agenda país

En la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), celebramos que, una vez más, el pueblo costarricense cumpliera con otra jornada cívica de manera ordenada y pacífica.

Si bien la participación fue más baja que hace cuatro años, y con un abstencionismo muy alto, la mayoría de costarricenses sigue apoyando el sistema democrático: sin embargo, debemos fomentar la participación cívica e involucrar más a nuestros niños y jóvenes, quienes deben comprender que la democracia que experimentamos en nuestro país, en la que cada uno de nosotros elige libremente por quien votar, es una utopía en otras naciones del mundo.

Nuestro pueblo habló y dio su veredicto de manera incuestionable. La decisión del soberano, la cual es acatada en todos sus extremos, nos señala que dos candidatos presidenciales deberán enfrentarse nuevamente en las urnas el domingo 1º de abril, y por esta razón el llamado del sector productivo nacional es a fortalecer acuerdos entre los distintos partidos políticos y los sectores, a fin de poner a Costa Rica a producir.



UCCAEP espera que los ofrecimientos de los candidatos Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional, y Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana, de realizar en estos dos meses una campaña política de altura, efectivamente se materialicen, pues los ciudadanos debemos razonar las propuestas que nos pongan en la mesa para tomar la que consideremos como la mejor opción para el país.

Creemos firmemente que el próximo gobierno debe buscar la reactivación económica que contribuya a reducir las tasas de desempleo, mejorar la competitividad nacional y la deficiente infraestructura vial; además, se debe buscar cómo reducir las tarifas eléctricas y apostar por la apertura en el mercado energético, pues no podemos seguir pagando tan altos costos en la electricidad, los cuales nos hacen un país menos competitivo y desestimulan la inversión tanto nacional como extranjera.

Para el sector empresarial es menester disminuir el alto déficit fiscal y el nivel de endeudamiento del país, y por eso, celebramos la disposición de algunos diputados en promover acuerdos y procurar dejar un buen avance en esta materia, en estos meses que le quedan a esta legislatura. Consideramos indispensable que la solución que planteen contenga aspectos concretos en materia de reducción del gasto publico, de lo contrario estaríamos ante una solución paliativa y no definitiva, mientras el canasto mantenga huecos, poco hacemos con echarle más agua.

Es imperativo que la reforma fiscal contemple una reforma al sistema de empleo publico, el país no puede aguantar más incrementos salariales que no estén ligados a la productividad de los trabajadores o incluso al crecimiento económico, como ha venido sucediendo desde hace muchos años, en donde el incremento de los salarios de los trabajadores del sector público tienen un multiplicador mayor dado que los aumentos tienen un efecto también sobre los pluses e incentivos que estos reciben. En este sentido, no se requiere tener un doctorado en finanzas para comprender que esta situación es insostenible.

También es necesario que el proyecto incluya herramientas que permitan controlar el gasto en transferencias del Estado, reformar la legislación para eliminar destinos específicos de fondos públicos, dejando en manos del Gobierno la asignación eficiente de los recursos.

Por otra parte, como sector que opera bajo la formalidad, esperamos que se luche contra la informalidad y el contrabando, y estamos en la mejor disposición de sumarnos y apoyar un proceso que asegure una solución integral a esta crítica situación, dado que debemos lograr una significativa reducción del sector informal que hoy representa alrededor de un 44% de la población económicamente activa, lo cual no solo significa una competencia desleal para quienes operan bajo la formalidad, sino que también significa que solo el 46% de la población económicamente activa, contribuye hoy en día con sus aportes a la seguridad social y al fisco.

Otro de los temas que la próxima administración deberá priorizar es el de seguridad ciudadana, pues el año pasado cerramos con una cifra récord en la cantidad de homicidios, y este año los datos son alarmantes, lo que se ha convertido en un serio problema para la sociedad.

Pero también, tenemos mayor claridad sobre la conformación de la Asamblea Legislativa 2018-2022, la cual estará integrada por menos partidos políticos y bloques parlamentarios que podrían permitir una mayor gobernabilidad en el primer poder de la República, en este sentido, como siempre estamos en la mejor disposición para trabajar de la mano con los nuevos diputados y mantener una estrecha relación, en aras de materializar proyectos que se requieren para poner a producir a Costa Rica. En el pasado, se postergaron muchísimas decisiones y eso no puede seguir ocurriendo.

El sector empresarial como siempre estará dispuesto a aportar su grano de arena para que Costa Rica logre avanzar en este nuevo periodo que se avecina.