Enviar
POR FAVOR... SILENCIO

GAPARI


Rafael Nadal se convirtió ayer en el primer español en ganar un torneo en hierba treinta y seis años después de que Andrés Gimeno conquistara Eastbourne en 1972, tras superar al serbio Novak Djokovic por 7-6 (6) y 7-5.
De paso, el balear unió el éxito en Queen's, que conquistó por primera vez, a su reciente Roland Garros. Algo que nunca había sucedido desde que en 1979 comenzó el torneo británico. Antes, en 1973, Ilie Nastase hizo el doblete en el London Grass Court Championships.


No tan lejos de donde Nadal ganaba su nueva Copa, su archirival, el suizo Roger Federer, número uno del mundo, sumó su quinto título en el torneo de tenis sobre hierba de Halle tras ganar en la final al alemán Phillip Kohlschreiber en dos sets por 6-3 y 6-4.
Federer ganó su segundo torneo del año tras el obtenido en Estoril (Portugal). Esta campaña fracasó en sus intentos de Roland Garros y los Masters Series de Montecarlo y Hamburgo.
El helvético, que afina su preparación para Wimbledon, en donde busca su sexto triunfo consecutivo, lleva 25 triunfos consecutivos en Halle.


El circuito femenino tuvo ayer dos finales con vencedoras no tradicionales.
La ucraniana Katerina Bondarenko amarró el primer título de su carrera tras superar a la belga Yanina Wickmayer por 7-6 (7), 3-6 y 7-6 (4), en Birmingham
La tenista de Ucrania hizo valer su experiencia en el tramo final del partido para doblegar a su adversaria, de dieciocho años, que empleó su motivación extra y su entusiasmo para poner contra las cuerdas a una rival mejor ubicada en el ránking.
En este torneo sobre hierba, Wickmayer primera vez superó los cuartos de final de un torneo WTA.


Y en Barcelona, la rusa María Kirilenko, segunda cabeza de serie del torneo, se proclamó ayer campeona del torneo de tenis femenino de la ciudad condal al arrollar a la española María José Martínez por 6-0 y 6-2 en una hora y dieciocho minutos de partido.
Martínez, 140 del ránking de la WTA y que disputó el abierto barcelonés gracias a una invitación de la organización, no fue rival para Kirilenko (27), mucho más inspirada que su adversaria durante todo el partido.
A la tenista murciana le costó mucho entrar en juego. Muy errática con su servicio topó con una Kirilenko, mucho más sólida y agresiva que desde el fondo de la pista, no dio opción a la sorpresa y se llevó el choque tras romperle el saque a la española en el último juego.
Ver comentarios