Pone presión camiseta roja de Manchester
Enviar
Pone presión camiseta roja de Manchester

Manchester United convenció a General Motors Co. de pagar un récord de $559 millones para que la camiseta roja del equipo lleve su marca Chevrolet. Ahora, el 19 veces campeón de fútbol inglés está dispuesto a jugar duro con la firma fabricante, Nike Inc.
United, que esta semana dio a conocer sus primeros resultados desde la oferta pública inicial de agosto, obtuvo 33,8 millones de libras ($54,7 millones) en ventas minoristas en el año que finalizó el 30 de junio. Eso deriva sobre todo de su contrato de 13 años de 303 millones de libras con Nike, lo que da a la compañía de Oregón el control sobre todas las operaciones de venta de productos del club, incluida la camiseta.

“Seguimos pensando que habrá una oportunidad de reacomodar nuestro acuerdo con Nike según las tarifas del mercado”, dijo el vicepresidente ejecutivo de United, Ed Woodward, en conferencia telefónica con analistas luego de que el equipo diera a conocer una pérdida de 14,9 millones de libras en el cuarto trimestre. “En el mundo del fútbol se han producido muchos cambios desde que se negoció este acuerdo en 2001”.
El optimismo de Woodward podría haberse visto alentado como consecuencia del acuerdo de siete años con GM, que el club dice es el mayor de ese tipo en el ámbito deportivo.
La compañía automotriz pagará más del doble que las 20 millones de libras por temporada del actual auspiciante de la camiseta, Aon Corp., a partir de 2014, antes de lo cual pagará casi $18 millones por cada una de las dos próximas temporadas en el marco del acuerdo.
United es propiedad de la familia Glazer de Florida, que también controla los Tampa Bay Buccaneers de la NFL. En su declaración de ganancias, el club reveló una declinación de 3% de las ganancias anuales, a 320,3 millones de libras, la primera caída de las ventas desde que los estadounidenses compraron el club en 2005.
Cuando el United ingrese en febrero en su período de negociaciones con Nike respecto de una renovación, Woodward podría apuntar a nuevos participantes del mercado de indumentaria de fútbol de los Estados Unidos.
Under Armour Inc. firmó con Tottenham Hotspur, mientras que Warrior, una división de New Balance Athletic Shoe Inc., le paga al Liverpool, cinco veces campeón europeo, 25 millones de libras por cada una de las próximas seis temporadas a pesar de que el equipo tuvo en mayo su peor desempeño en la Premier League inglesa desde 1994 y aún no ha ganado luego de cuatro partidos de esta temporada.
Liverpool recibía unos 12 millones de libras por año de Adidas AG, la marca líder en ventas en fútbol.
Los principales equipos europeos ya no están limitados a elegir entre Nike o Adidas, según Andy Anson, el máximo responsable ejecutivo de la firma minorista deportiva online Kitbag Ltd.
“El principal impacto de nuevos participantes como Warrior y Under Armour ha sido crear un mayor mercado para los clubes”, dijo Anson, ex director comercial del United, en una entrevista.

Bloomberg 

Ver comentarios