Polo bancario en Londres se reinventa para la era post-Brexit
Broadgate, un complejo de 13 hectáreas construido para alojar a los bancos y bufetes de abogados. Bloomberg/La República
Enviar

Durante 30 años, un ejército de operadores de UBS Group AG llenaba los pisos del tamaño de campos de fútbol en un edificio del proyecto de oficinas más grande de la City de Londres. Ahora, equipos de trabajadores con chaquetas de alta visibilidad están atareados transformando el edificio para un tipo diferente de empleado.

Broadgate, un complejo de 13 hectáreas construido para alojar a los bancos y bufetes de abogados que surgieron con la gran explosión de la desregulación de 1986, constituye el centro de los esfuerzos de la ciudad para atraer más compañías de tecnología ahora que las finanzas pierden su influencia después de la votación a favor del Brexit.

En tanto el Reino Unido se prepara para abandonar el bloque comercial más grande del mundo, los propietarios de Broadgate están planeando una remodelación para abrirlo al vecino distrito de Shoreditch, preferido por las empresas de tecnología.

"Obviamente, después del verano, tuvimos dudas respecto a lo que íbamos a hacer, si dependemos totalmente de nuestro sector tradicional de servicios financieros, podríamos quedarnos esperando mucho tiempo", dijo en una entrevista David Lockyer, responsable de Broadgate en British Land Co. 

Después de un auge de cuatro años en la demanda de espacio de oficinas antes del referéndum de junio de 2016, una ola de edificios de oficinas de los años 80 ahora está quedando vacante en la medida que empresas como UBS se trasladan a flamantes sedes londinenses.

Los dueños de estas reliquias de una era financiera ya pasada están intentando reinventarlas para seducir a las industrias que esperan ver convertidas en los motores del crecimiento en el Reino Unido post-Brexit. El telón de fondo de incertidumbre política y el aumento de la oferta de oficinas hacen que la tarea resulte desalentadora.

La perspectiva a largo plazo también da lugar al pesimismo. El mercado de oficinas de Londres podría perder un cuarto de su valor en la próxima década con más gente trabajando a distancia, según Fitch Ratings.

Las oficinas desocupadas en la capital del Reino Unido crecieron hasta un 5,8% al término del primer trimestre, desde el 3,9% un año antes, el mayor incremento desde 2009, según datos recopilados por Deloitte LLP.

La cantidad de espacio vacío en la City de Londres crecerá hasta un 7,7% en 2019, según CBRE Group Inc. Hasta el momento, los mejores edificios alquilados a largo plazo han mantenido su valor, mientras que las propiedades más antiguas bajaron de precio.


Ver comentarios