Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Política monetaria

| Jueves 23 agosto, 2012


Política monetaria

La política del Banco Central, según esta misma entidad, es de metas de inflación. Considera esta institución que su principal instrumento de política es la tasa de interés de muy corto plazo y su ejecución se logra mediante la intervención discrecional en el mercado de dinero.
De acuerdo con las cifras dadas por el mismo Banco, los saldos, a julio, de la BASE MONETARIA han crecido en 10% en 2012 y en 12,2% en 2011. Comparando lo anterior con el crecimiento del IMAE (índice mensual de actividad económica) que pasó en iguales periodos de 2,9 a 5,6%, aparentemente ocurrió una relativa desmonetización del sistema económico en los dos últimos años, lo cual efectivamente pudo incidir sobre el crecimiento de los precios de los bienes y servicios.
Aunque la tasa de política monetaria no ha variado en ese periodo, manteniéndose en el 5%, lo cual refleja un grado alto de control de la cantidad de dinero de alto poder en circulación, por parte de las autoridades monetarias, notemos que entre agosto de 2011 y julio de 2012 las tasas básicas pasivas, que son otro promedio de las tasas a que captan los intermediarios financieros, pasaron de 7,5 a 10,25.
Estas tasas de interés aumentaron como consecuencia de la competencia del Gobierno, que compitió intensamente por captar dinero para realizar sus pagos. En consecuencia las tasas de interés activas promedio, de los préstamos realizados por los bancos del estado en colones, en los mismos periodos, han aumentado.
Entonces, para lograr metas de gasto el gobierno alteró el funcionamiento del mercado monetario. Se encareció el crédito para los sectores productivos y se deterioró también la creación de dinero vía préstamos. Como un efecto fuerte de la subida de precios en el pasado estaba determinado por la devaluación del dólar, entonces con la política monetaria, ayudada por el efecto contractivo del crédito, el incremento de precios tuvo finalmente que ceder. En efecto, a julio, el crecimiento en el índice de precios al consumidor acumulado bajó, desde 3,13 en 2011 hasta 2,35 por ciento, en 2012.
Curiosamente, durante los primeros cinco meses del año el crédito al sector privado resultó más dinámico que el año anterior, con una tasa de crecimiento acumulado del 4,9% (3,4% en igual periodo de 2011). En términos interanuales creció 15,7%, superior a lo registrado en igual mes del año anterior (10,9%). La mayor demanda crediticia se reflejó principalmente en la cartera en moneda extranjera, cuya tasa de crecimiento interanual fue de 16,8% (en dólares), mientras que en moneda nacional fue de 15,0% a julio, desde 3,13 hasta 2,35 por ciento.
Por otra parte, las tasas de interés activas promedio en dólares oscilaron entre 10,12% y 8,67% entre julios de 2011 y 2012. Por lo que, dada la relativa estabilidad en el tipo de cambio, por dos años consecutivos, variando el promedio mensual entre 525 y 500 colones, al contrario de la tendencia alcista de tres décadas anteriores, dio confianza al público, y dados los aumentos dichos en las tasas de interés en colones, resultó en un aumento en el endeudamiento en aquella moneda, con lo cual se pudo compensar el aumento de los costos del capital financiero, y evitar, posiblemente, un desenlace peor, como producto de la política restrictiva de precios y del incremento de las tasas de interés. Es lo que llamamos buena fortuna. Esto no significa que el país se puede endeudar irresponsable e indefinidamente. Sigue analizar el tema de los EUROBONOS. Sobre este asunto, volveremos oportunamente.

Miguel Angel Valverde
Economista y abogado