Enviar

Nuestro sistema de salud, público y privado, de acuerdo con las condiciones y preferencias de cada quien, debe asegurar a los costarricenses una atención inmediata y de calidad.

Podemos ser longevos y saludables

A raíz de sus sistemas de cobertura de servicios de salud, educación y diversos programas sociales, Costa Rica ha venido mejorando sus indicadores de salud y su población ha logrado ubicarse entre las que alcanzan mayor longevidad. La mortalidad infantil también disminuyó sus cifras, algo que habla mucho de la situación de cualquier país.
Ayer se celebró el Día Mundial de la Salud, con actividades en todos los rincones del planeta y ojalá hayan servido para recordar a los gobernantes del mundo que sin un pueblo saludable es impensable aspirar a una nación productiva y en vías de progreso.
En nuestro país son muchos los retos del presente si no queremos perder lo ganado hasta el momento. El tratamiento de las enfermedades es algo que no admite demoras y este es uno de los retos de hoy en nuestro sistema de atención de salud. Tema aparte es el de la prevención que involucra a la educación.
Una persona que sufre innecesariamente o muere por falta de oportuna atención médica de buena calidad se constituye de inmediato en una vergüenza nacional e internacional, un deshonor para cualquier país. No puede haber una nación que se sienta orgullosa de sí misma si en ella no están bien atendidos y prevenidos sus habitantes para que gocen de buena salud.
El sufrimiento personal y familiar por algo que pudo prevenirse o curarse es inaceptable.
Tenemos en este país todas las condiciones dadas para que, con un esfuerzo de buena administración, nuestro sistema de atención de salud sea un modelo para el mundo de cómo se deben y se pueden hacer las cosas.
Nuestro sistema de salud, público y privado, de acuerdo con las condiciones y preferencias de cada quien, debe asegurar a los costarricenses una atención inmediata y de calidad. Sin el peligroso “lunar” de las filas de espera. Hacia el logro de esto debe contribuir la sociedad entera.
Ese es uno de los más importantes retos de hoy que garantizará que nuestros indicadores en la materia nos sigan mostrando no solo como longevos sino con una buena calidad de vida.

Ver comentarios