Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 24 Agosto, 2011


PIZARRON
¿Platina o cemento?


El asunto de la platina del puente del río Virilla nace cuando Figueres cerró el ferrocarril y trasladó el trasiego de cargas pesadas a carreteras, y con la Concesión San José-San Ramón a Autopistas del Valle en 2004.
El contrato aún vigente, obliga a la concesionaria a construir un puente de ocho vías, en dos etapas: uno nuevo de cuatro vías contiguo al actual, en un año, que sirviera de paso alterno para rehabilitar el puente existente con tres acciones: a) sustituir la losa por una de mayor espesor, pues la original estaba agrietada por fatiga y era irrecuperable en 2004, b) reforzar las vigas que soportan la losa por el aumento de carga muerta (peso propio) y de carga viva y c) readecuación sísmica, lo que no se hizo.
En 2009 falla la junta de expansión sobre pila entre las superestructuras de 27 m y 76 m, que es la platina, una lámina de acero de 1,27 cm que cubría la abertura de 10 cm necesaria para tomar la contracción-expansión típica de cualquier estructura de acero por cambios de temperatura.
Sustituir la platina por sí, de nada sirve si se ancla en la losa deteriorada, pero sí engaña al público. CONAVI hizo reparaciones fallidas sin aceptar o entender que la falla de la junta de expansión era por el daño extenso de la losa.
Cuando se involucró a la Dirección de Puentes MOPT (DP-MOPT) se resolvió el problema de la junta con rejillas y perfiles de acero embebidos en concreto de 700 kg/cm². La platina marcó el inicio de la etapa terminal de la falla por fatiga con desprendimientos de pedazos del concreto de la losa, que tenía un déficit de 95% del acero de refuerzo, señalado así por la DP-MOPT al CONAVI, único responsable de garantizar el servicio del puente, quien debió decidir entre hacer reparaciones frecuentes esperando el inicio de la concesión incierto a la fecha o atreverse a sustituir la losa, porque sin piso no hay paso, aun con otros problemas pendientes incluidos en el contrato de concesión.
La DP-MOPT recomendó sustituir la losa como el elemento urgente en estado crítico, con un sistema de rejillas rellenas con concreto usado mundialmente en rehabilitar puentes con tres ventajas sobre las losas de concreto convencionales: más liviana y durable y su tiempo de instalación es más bajo. Sin paso alterno y sin cambiar el contrato CONAVI debió justificar el rebajo de este gasto del contrato de Concesión.
Para garantizar la resistencia y durabilidad del concreto que es la mezcla de cemento, piedra, arena, agua y aditivos, existe normativa oficial y contractual aplicable en todas las etapas constructivas: dosificación del concreto o receta de cuantos kilos o litros de cada componente se requiere por metro cúbico, el transporte, el colado, el vibrado y el curado (cuido hasta que fragüe), aspectos que debieron cuidarse, pues se requería uso de concretos acelerados con aditivos especiales para lograr resistencias en plazos cortos. Este proceso de decisiones en la Etapa de Construcción de Obra, no es de la DP-MOPT a quien CONAVI pidió asesoría. Esta sugirió la técnica de pisos mixtos usada en el mundo, con ventaja de hacerlo por franjas, pues mantiene el puente funcionando, sin cerrarlo.
El sistema mixto requiere concreto, pero si este falla por dudosa calidad, se altera el comportamiento estructural, y la falla del concreto se dio en la etapa constructiva.
CONAVI vigila, supervisa y ejecuta el contrato de construcción, sin la participación de ningún tercero. ¿Por qué se persigue y culpa a la Dirección de Puentes del MOPT cuando los responsables son otros?

Vladimir de la Cruz