Planta Reventazón entre líderes mundiales en impacto ambiental
Enviar

El proyecto hidroeléctrico Reventazón fue destacado como líder mundial en manejo del impacto ambiental.

Este reconocimiento sobresale en el último informe del Grupo Asesor en Biodiversidad (GAB), que está integrado por científicos internacionales.
El GAB es un equipo de apoyo técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación de Financiamiento Internacional (IFC) para la implementación de las acciones relacionadas con temas de biodiversidad en Reventazón.
Este panel fue constituido en 2013 y estuvo integrado por Guy Dutson y Antoine Escalas, de la organización The Biodiversity Consultancy (TBC); Catherine Pringle, de la Universidad de Georgia, y Claudio Sillero-Zubiri, de la Universidad de Oxford.
El informe destacó y recomendó al ICE maximizar las acciones en el subcorredor biológico Barbilla-Destierro y en el programa de compensación fluvial Parismina.


En un informe anterior, el GAB felicitó la estrategia y planificación de las tareas de conservación asociadas a este proyecto.
Tanto el GAB como la Secretaría Técnica Ambiental (Setena) han supervisado y dado seguimiento al cumplimiento por parte del ICE de más de 140 medidas de control ambiental contempladas en el Estudio de Impacto Ambiental y en el Plan de Acción Ambiental y Social.

Esas medidas son para prevenir, reducir, mitigar o compensar los impactos ambientales causados por la construcción y futura operación de la planta Reventazón.


Gigante de concreto


Cada una de las cuatro turbinas de la estación principal es capaz de generar 73 megavatios de electricidad, a los cuales se les deben sumar los 13,5 megavatios de una miniestación que se encuentra al pie de la planta, para una capacidad instalada total de 305 megavatios.
Además, el ICE estará en capacidad de aumentar sus exportaciones al resto de la región, por lo que a partir del próximo año formulará una estrategia comercial para el Mercado Eléctrico Regional.
El proyecto incluye una represa capaz de sostener un embalse de unos 7 kilómetros cuadrados, en la zona de La Alegría de Siquirres. También cuenta con un vertedero que permite que el agua del río no rebalse la presa, una toma de agua, un túnel de conducción, una torre de oscilación y una casa de máquinas con cuatro turbinas.
Adicionalmente se hicieron obras de mitigación, como la reparación de una carretera y otras mejoras viales para beneficio de las comunidades cercanas. También se desarrollaron labores de rescate de la flora y fauna y se reforestarán algunas áreas.
El costo total de las obras es de casi $1.400 millones, para los cuales se utilizaron recursos propios del ICE, un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica y el aporte de los bancos nacionales y otras entidades multilaterales a través de un fideicomiso.


Ver comentarios