Planta Reventazón entrará en plena operación el 16 de setiembre
La planta hidroeléctrica Reventazón inició sus primeras operaciones en marzo del presente año. Cortesía ICE/La República
Enviar

La plena operación del nuevo proyecto hidroeléctrico Reventazón podría hacer que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) prescinda del uso de plantas térmicas para la generación de energía durante el resto del año. {l1}proyecto_hidroelectrico_reventazon_comprometido_con_el_ambiente_{/l1}

Esto ocurrirá el próximo viernes 16 de setiembre, cuando se encienda la quinta y última turbina del proyecto en el acto oficial de entrega de la nueva planta. La actividad contará con la participación del Presidente de la República, así como de altos jerarcas del gobierno, el ICE, diputados y representantes de las entidades que apoyaron la construcción de la megaobra.
El no utilizar energía térmica implicará para el país un ahorro en la factura petrolera, pues el ICE tendrá que comprar menos búnker. En 2015 esta institución compró casi ¢4 mil millones en combustible. De hecho, desde el 16 de junio el ICE no utiliza sus plantas térmicas para la generación eléctrica.


Actualmente la planta Reventazón trabaja a un 76% de su capacidad total y es la segunda obra de infraestructura de Centroamérica, solo detrás de la ampliación del Canal de Panamá.
La planta empezó a generar energía para la red eléctrica desde marzo anterior, cuando se puso en funcionamiento la primera turbina, con lo cual generó el equivalente a las necesidades de cerca de 125 mil hogares.
Cada una de las cuatro turbinas de la estación principal es capaz de generar 73 megavatios de electricidad, a los cuales se les deben sumar los 13,5 megavatios de una miniestación que se encuentra al pie de la planta, para una capacidad instalada total de 305 megavatios.
Además, el ICE estará en capacidad de aumentar sus exportaciones al resto de la región, por lo que a partir del próximo año formulará una estrategia comercial para el Mercado Eléctrico Regional.
El proyecto incluye una represa capaz de sostener un embalse de unos 7 kilómetros cuadrados, en la zona de La Alegría de Siquirres. También cuenta con un vertedero que permite que el agua del río no rebalse la presa, una toma de agua, un túnel de conducción, una torre de oscilación y una casa de máquinas con cuatro turbinas.
Adicionalmente se hicieron obras de mitigación, como la reparación de una carretera y otras mejoras viales para beneficio de las comunidades cercanas. También se desarrollaron labores de rescate de la flora y fauna y se reforestarán algunas áreas.
El costo total de las obras es de casi $1.400 millones, para los cuales se utilizaron recursos propios del ICE, un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica y el aporte de los bancos nacionales y otras entidades multilaterales a través de un fideicomiso.


CONSTRUCCIÓN COLOSAL


La planta hidroeléctrica Reventazón es la segunda obra de mayor tamaño de la región centroamericana, solo superada por la ampliación del Canal de Panamá

 

Ubicación

Cuenca media del río Reventazón, 8 kilómetros al suroeste de Siquirres

Capacidad instalada

305 megavatios

Costo

$1.379 millones

Principales obras

Presa

Su construcción requirió 9 millones de metros cúbicos de material. Es de enrocado con cara de concreto y una altura de 130 metros. La cresta tiene 540 metros de largo y un ancho de 9 metros.

Vertedero

Se ubica en la margen derecha del río. Cuenta con canal de aproximación, zona de control con cuatro compuertas radiales, un ancho de 64 metros y un caudal para 10 mil metros cúbicos por segundo.

Toma de agua

Tiene un sistema de rejas y una compuerta de 7,5 metros de ancho por 9,4 de alto. El agua recogida se dirige a un túnel de conducción de un diámetro de 9,4 metros y un largo de 1,6 kilómetros.

Casa de máquinas

Albergará cuatro unidades turbogeneradoras tipo Francis, de eje vertical, con una capacidad nominal total de 292 megavatios.


Ver comentarios