Enviar
Costo fue reducido en más de un 30%
Baja rentabilidad amenaza permanencia de planta eólica en el país
Planta eólica se queda a pesar de baja en precio de la energía
Precio pagado por su producción hace poco atractivo operar en Costa Rica
Nueva tarifa atenta contra la rentabilidad mínima requerida para operar según su dueño

La primera planta de generación eólica de escala comercial instalada en Latinoamérica, que opera en Costa Rica, continuará sus operaciones aquí a pesar de no encontrar atractivo el negocio actualmente.
La situación se inicia por haberse rebajado el precio de compra de la energía que produce esa planta, por decisión de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).
Se trata de Plantas Eólicas S.R.L. (PESRL), ubicada en Guanacaste, cuyo dueño Mesoamerica Energy decidió continuar operando, al menos tres años más, luego de haber estudiado la posibilidad de trasladar los equipos a otro país donde esta energía limpia fuera mejor valorada.
Lo anterior pues el contrato que tenía con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), desde hace 15 años, venció en marzo pasado y en la nueva negociación para renovarlo se redujo en más de un 30% el precio de la energía, de acuerdo con lo establecido por Aresep.
Mesoamerica Energy aduce que estas tarifas atentan contra la rentabilidad mínima requerida para operar.
Si bien la empresa tiene sus oficinas regionales en Costa Rica y estudia la posibilidad de realizar más inversiones aquí, considera que las condiciones regulatorias han sido una traba para continuar aquí en el sector de energía renovable.
En entrevista con LA REPUBLICA se dio a conocer la situación y el hecho de que Jay Gallegos, director ejecutivo de Mesoamerica Energy decidiera continuar operando y firmar el nuevo contrato a pesar de la reducción en el valor de la energía.

¿Cuánto dinero recibía del ICE la planta por la electricidad generada, cuando empezó en Costa Rica?

Rondaba los $0,06 por kilovatio producido, monto que subiría cada año con base en una fórmula de inflación.

¿Cuánto recibe actualmente?

El nuevo contrato establece un pago que ronda los $0,06 por kilovatio producido, lo cual representa una reducción de más del 30%, pues el año pasado el monto rondaba los $0,09.

¿Por qué consideró irse del país el año pasado?

En la nueva negociación se buscaba un contrato a largo plazo que incluyera un repotenciamiento de la planta trayendo inversión nueva, pero al precio de los $0,06 que se ofrecen, es imposible. Esta es una cifra que hace poco atractivo operar, pero al final del día no tuvimos ninguna opción. Nos gustaría que el costo sea más acorde con la realidad.

¿Por qué decidió quedarse?

La otra opción era apagar los equipos y buscar reubicarlos en otro país donde se valore más la energía renovable, pero preferimos continuar comprometidos con el país y nuestros colaboradores.

¿Cómo se encuentra Costa Rica frente a otros países del istmo?

Países vecinos avanzan rápidamente en dar mayores incentivos a la inversión privada: Nicaragua ya va para 63 megavatios (MW) y Honduras está próximo a iniciar la construcción de un parque de 100 MW, que sería la planta más grande de la región en este tema. En ambos casos son empresas privadas que hacen la inversión y nosotros somos los de Honduras.

¿Considera que el Gobierno ha tenido un doble discurso sobre el tema ambiental?

Está por verse, esperaría que no sea así y que haya conciencia sobre la importancia de la energía renovable. Sin embargo, se necesita un marco regulatorio consistente con las metas de nuestro país de ser Carbono Neutral en 2021 y con querer ser pioneros en el aprovechamiento sostenible de nuestros recursos naturales.

Vanessa Chaves
[email protected]ública.net
Ver comentarios