Planta eólica alemana lleva la batalla del combustible a Tesla
El proveedor industrial de gas más grande del mundo inauguró una planta que utiliza energía eólica para convertir el agua en hidrógeno. Bloomberg/La República
Enviar

Planta eólica alemana lleva la batalla del combustible a Tesla

 Después de décadas de investigación, Linde AG dice que los elementos necesarios para hacer de los autos a hidrógeno un competidor viable de los vehículos a batería de Tesla finalmente están a punto.
El proveedor industrial de gas más grande del mundo hoy inaugurará una planta que utiliza energía eólica para convertir el agua en ese gas.


Esto completa el círculo para obtener un combustible casi libre de carbono –desde la extracción del gas a las instalaciones de recarga de combustible y los vehículos mismos- y también confirma las credenciales verdes del hidrógeno, según Linde de Múnich.
La planta de investigación de la ribera del río Rin, que se conoce como Energiepark Mainz y fue desarrollada con Siemens AG, se suma a otros dos importantes desarrollos de celdas de combustible que tuvieron lugar este año.
Toyota Motor Corp., el mayor fabricante de la industria automotriz, está iniciando la producción de su auto a hidrógeno, el Mirai, y un grupo del que forman parte Linde, Royal Dutch Shell Plc y Daimler AG iniciará el lanzamiento de una red estandarizada de estaciones de recarga de hidrógeno en toda Alemania.
“Todo esto funciona si tenemos tres pasos: la generación del hidrógeno, la recarga y los autos”, dijo Andreas Opfermann, responsable de investigación y desarrollo de Linde. “Estamos en una mejor situación que los autos a batería porque cada país tiene sus propios enchufes, su propio voltaje. Ahora tenemos estaciones de recarga estándar”.
El máximo responsable ejecutivo de Tesla, Elon Musk, sostiene que la mayor parte del hidrógeno comercial para las celdas de combustible se produce a partir del gas natural en un proceso que consume energía y emite carbono. El hidrógeno también es peligroso de almacenar y transportar, ha señalado.
Sin embargo, los autos a hidrógeno tienen dos ventajas respecto de sus rivales a batería, explicó Salim Morsy, analista de Bloomberg New Energy Finance en Nueva York.
“Permiten una recarga más rápida y tienen mayor autonomía que los eléctricos”, dijo el analista. “Puede llevar sólo cinco minutos recargar un auto a hidrógeno para una autonomía de 400 millas (644 kilómetros), frente a siete horas en el caso de un vehículo eléctrico que podría recorrer sólo 200 millas”.
Linde asegura que Energiepark Mainz podría contribuir a acabar con las críticas de que las celdas de combustible de hidrógeno son sólo marginalmente más respetuosas del medio ambiente que los vehículos a combustión tradicionales, y permiten que se extraiga el gas dondequiera que haya viento y agua. BMW AG también empezará las pruebas de un vehículo impulsado por hidrógeno este mes.
“Cuando nos enteramos de que el Mirai entraba en producción, nos pareció uno de los anuncios más importantes para nuestra industria”, dijo Robert Adler, que desde hace quince años es jefe de ingenieros de Linde en su planta de investigación de hidrógeno de las afueras de Viena. “Sería una lástima que no funcionara, porque hemos acumulado mucha experiencia”.


Bloomberg


Ver comentarios