Planilla paralela opera en la Caja
Enviar
Se contratan profesionales externos y se nombra personal nuevo a la vez
Planilla paralela opera en la Caja
Seguro paga en cinco años más de ¢7,5 mil millones en consultorías

A pesar de contar con el personal e incluso con departamentos especializados, la Caja de Seguro Social gasta millones de colones al año para la contratación de personal externo.
En los últimos cinco años pagó por consultorías externas más de ¢7.550 millones, siendo 2009 cuando más se gastó. Y para este año presupuestó cerca de ¢3.580 millones.

Paralelamente, en el mismo periodo creó más de 11 mil plazas nuevas para distintas áreas.
Las contrataciones principalmente se han hecho para consultorías y estudios en temas de ingeniería, informática, jurídicos, ciencias económicas y de gestión.
La mayoría de ellas recae sobre ingenieros e informáticos mientras la Gerencia de Arquitectura y Tecnología cuenta con una planilla de 705 personas, de las cuales 209 están destacadas en el área de tecnología.
Dicha gerencia es la encargada de velar por la infraestructura y la aplicación de nuevas tecnologías informáticas.
Al respecto una de las principales críticas que han surgido en torno al Seguro Social es sobre la infraestructura hospitalaria y por el poco avance en los procesos para aplicación del expediente electrónico.
Al gasto generado por las contrataciones habría que sumarle las horas en apoyo técnico que dan los funcionarios de la institución a los consultores, rubro que no está cuantificado.
La Caja no está exenta de la práctica del resto de las instituciones centralizadas. En conjunto para el año entrante, esas instituciones han presupuestado ¢500 mil millones para contrataciones externas, entre ellas de consultores.
“A mí esto de las contrataciones me parece una barbaridad. Hay que tener confianza en lo que se tiene, si no hay que cambiar ese personal”, comentó el legislador socialcristiano Luis Fishman.
Aunque el tema no fue analizado en forma específica por la Comisión de Notables, el gasto generado es parte de la llamada partida de servicios personales, dentro de la cual están las remuneraciones consideradas como uno de los principales disparadores del gasto.
Si bien se trata de un gasto considerable, no fue un tema de atención, pero creo que si la Caja cuenta con 50 mil funcionarios no debería darse, comentó Pablo Sauma, integrante de los Notables.
Sin embargo, habría que analizar para qué efecto fueron contratados, porque podrían darse casos en los que sea muy justificado, como sería la contratación de estudios de suelo, que es muy específico, aclaró Sauma.
A veces las contrataciones se hacen porque se requieren trabajos especiales, dijo Gabriela Murillo, gerente de Arquitectura de la Caja.
No obstante, los expertos fueron muy críticos sobre la práctica de crear comisiones, debido a que en la mayoría no llegan a conclusiones al no haber plazos ni responsables.
“Considero que parte de la buena gestión es dar prioridad al recurso humano interno. Hay que optimizar ese recurso y lograr que sea más competitivo con mejores salarios”, señaló Juan Carlos Durán, de la Federación de Organizaciones de la Caja.
Hay situaciones como la dada en el Hospital San Juan de Dios, donde los quirófanos fueron clausurados por el mal estado de la infraestructura, y en los dos últimos años su departamento de mantenimiento creció por la contratación de ingenieros en distintas ramas, agregó Durán.

Gabriela Masís
[email protected]


Ver comentarios