Planee el viaje perfecto para ver la aurora boreal en Islandia
Si quiere maximizar las probabilidades de observación, vaya entre noviembre y febrero. Bloomberg/La República
Enviar

No hace mucho tiempo que los viajeros rechazaban la idea de visitar Islandia durante el invierno. ¿Islandia? ¿En invierno? Solo el nombre del país debería hacernos desistir de la premisa. Pero Sif Gustavsson, exdirectora de la oficina de turismo de Islandia, tuvo una revelación: Ella podría etiquetar los lentos meses de invierno como la “temporada de las luces del norte” y todos esos paisajes congelados podrían tener un nuevo atractivo.

Islandia se ha convertido en uno de los destinos de viaje más apetecidos del mundo y los meses más fríos están experimentando un interés sin precedentes. De hecho, el interés ha crecido casi más rápido que el desarrollo, al tiempo que los hoteles se apresuran para abrir sus puertas en la capital del país, Reikiavik, mientras intrépidos establecimientos aumentan sus ofertas para viajeros adinerados.

Pero, si va a viajar a Islandia, mejor que lo haga bien. Y será mejor que haga todo lo posible para ver las luces del norte, porque volver a casa sin las gloriosas fotos con tonalidades rosadas y verdes del cielo de la noche simplemente no es una respuesta aceptable.

Si quiere maximizar las probabilidades de observación, dice, vaya entre noviembre y febrero.

“Cuando las personas intentan perseguir las luces del norte es cuando terminan decepcionados”, dice Gustavsson. “Simplemente hay que tener paciencia”. Por eso  recomendamos reservar un solo hotel en el campo por tres o cuatro noches y simplemente esperar. “Si se queda en el campo, se tiene la naturaleza; la costa del sur y el lejano este son los mejores lugares”.

Contemplar las luces del norte podría parecer una actividad solitaria, pero Gustavsson dice que la camaradería de un pícnic y de beber en los campos de hielo es una experiencia que no hay que perderse.

Según datos provistos a Bloomberg por Hopper se debería intentar reservar vuelos 50 a 80 días antes de la partida.

Sin importar hacia donde se dirija, los vuelos a Reikiavik están este año un 28% más baratos que el año pasado. Hopper dice que si puede obtener un vuelo por $708 o menos, debería estar contento con la compra. Pero por supuesto que eso podría fluctuar dependiendo de su punto de origen.

Una buena observación de las luces del norte requiere la menor contaminación lumínica posible, de manera que cuanto más remoto esté ubicado su hotel, mejor será.

Ver comentarios