Logo La República

Miércoles, 22 de mayo de 2024



FORO DE LECTORES


Planeación estratégica ¿Cuál es su valor para las empresas?

Diana Espinoza diespinoza@deloitte.com | Miércoles 02 noviembre, 2022


DE


Diana Espinoza

Líder Mejores Empresas Centroamericanas

diespinoza@deloitte.com

Ante los constantes cambios en el mercado, la creación de un plan estratégico juega un papel clave para las empresas. El 69% de las compañías que participan en el programa Mejores Empresas Centroamericanas realizan una planeación estratégica.

Toda empresa tiene identificados sus principales objetivos y metas de negocio, pero muchas de ellas se enfrentan a grandes dificultades para su cumplimiento, principalmente por la falta de una estrategia de desarrollo y seguimiento.

Es en este momento, cuando la planeación estratégica juega un papel clave en el crecimiento de la organización. Esta, es una herramienta de gestión en la cual se establece el proceso para la toma de decisiones, delimitación de plazos y planes de trabajo, así como la asignación de recursos para el logro de los objetivos de la empresa.

Esta planeación implica la realización de un análisis del estado actual de la compañía, para reconocer las brechas de oportunidad e impulsar el camino adecuado para su mejora. A su vez, el proceso involucra la participación y compromiso de todos los colaboradores, razón por la que deben alinear sus actividades en la misma dirección del negocio.

Ante los constantes cambios en el mercado a los que están expuestas las empresas, contar con una planeación estratégica a corto, mediano y largo plazo, se vuelve esencial para enfrentar futuros escenarios. El objetivo principal de este documento es preparar a toda la empresa para poder actuar de la mejor manera ante los desafíos y oportunidades que se presenten, avanzando hacia una meta en común.

Contar con un plan estratégico definido, ayuda a las empresas a acceder a una serie de beneficios, entre los que destacan:

• Permite definir la dirección que se debe seguir para el cumplimiento de objetivos

• Establece el método para enfrentar las dificultades y aprovechar las oportunidades de la mejor manera posible para el negocio

• Facilita la identificación de oportunidades para la organización

• Reduce las probabilidades de riesgo y la incertidumbre

• Ayuda a que la toma de decisiones sea eficiente y esté alineada a las metas

• Facilita emprender estrategias e iniciativas con objetivos específicos

• Define metas y objetivos medibles, los cuales facilitan la evaluación del progreso del negocio

• Ayuda a administrar los recursos de la empresa de manera óptima

• Aporta ventajas competitivas y diferenciación respecto a la competencia

• Fomenta el compromiso y la motivación de los colaboradores

• Incrementa la eficiencia de los procesos


Para su creación, es necesario seguir una serie de pasos:

Realizar un diagnóstico de la situación actual

Para empezar, es necesario realizar un análisis interno sobre el estado actual de la empresa. Con ello, se busca identificar las iniciativas potenciales y las áreas a mejorar, por lo que es recomendable apoyarse de un análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas).

Definir la filosofía de la organización

Dado que la participación de los colaboradores es pieza angular en este proceso, como siguiente paso es necesario establecer la identidad de la empresa, definiendo su razón de ser y en lo que busca convertirse, es decir, su visión, misión y valores. Una vez establecidos, es importante mantenerlos presente en todo momento, y reforzarlos y/o cambiarlos cuando así se requiera.

Identificar las metas e indicadores

Para continuar con la construcción del plan estratégico, se deben definir las metas que se busca alcanzar a lo largo del tiempo, así como los datos que permitirán dar seguimiento a su desarrollo. Para ello, se puede establecer pequeños objetivos a lograr para cada una de las áreas o equipos de la empresa; se recomienda que las metas sean desafiantes o ambiciosas, pero apegadas a la realidad, para posteriormente comunicarlas con todos los colaboradores.

Ejecutar el plan

Después de reconocer la situación actual de la empresa, incluyendo su contexto y posición frente a sus competidores, su filosofía y sus metas a cumplir, es momento de poner en marcha el plan, apoyándose de un cronograma. Este plan de acción debe indicar las prioridades de la empresa, así como los responsables de cada iniciativa.

Dar seguimiento y evalúa el desarrollo del plan

Finalmente, se debe establecer los mecanismos de análisis de datos y resultados del plan, a fin de identificar la eficiencia de las iniciativas impulsadas, y aplicar los cambios o correcciones pertinentes. En este paso, también se revisará el análisis FODA y se actualizará de acuerdo a las necesidades de la empresa, al igual que las metas y el plan de acción.

Realizar un plan estratégico es la mejor opción para las empresas, pues les permite establecer la línea de acción para el cumplimiento de sus objetivos e identificar el nivel de desempeño. Además, fomenta el sentido de pertenencia de los colaboradores y los hace sentir parte esencial de la organización, lo que deriva en mejores resultados y en el fortalecimiento del modelo de negocio.

El impulsor de Fortalezas y Factores Externos de la metodología del programa Mejores Empresas Centroamericanas, refleja todas aquellas prácticas involucradas en mejorar la ejecución de las empresas además de asegurar su permanencia a través del tiempo; dentro de este impulsor el programa evalúa la gestión de la planeación estratégica de las compañías participantes, con el objetivo de conocer la dirección y los objetivos a corto y largo plazo y grado de madurez de su gestión en relación al sector.








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.