Enviar
Pipasa destinará $37 millones en 2007 y 2008 a aumentar capacidad de producción y en tecnología ante competencia
Pipasa y Pollo Rey batallan por supremacía

• Grupo guatemalteco Multi Inversiones, dueña de la marca Pollo Rey, asegura que en pocos meses ya tiene un 45% de participación en el país


• Costa Rica es el segundo en el istmo en cuanto a consumo de pollo, razón por la cual el mercado resulta atractivo


Karen Retana / Israel Aragón
[email protected]  
[email protected] 

La entrada de la Corporación Multi Inversiones (CMI) al país marcó el inicio de una batalla gigantesca por la supremacía del mercado del pollo local, que por muchos años se mantuvo pasivo ante el dominio que ejercía Pipasa en este sector.
El grupo de origen guatemalteco, dueño de la cadena de restaurantes de Pollo Campero, no ha escatimado recursos para escalar posiciones y ganar terreno en ese mercado.
No en vano, el anuncio de su entrada ha estado acompañado de fuertes inversiones y adquisiciones de plantas productoras costarricenses.
Muestra de ello fueron las compras de las empresas Pollos Propokodusa, Delji, Tío Pepe y Tico Pollo, que significaron las primeras señales que emitió la chapina de su intención de convertirse en el próximo líder.
Sin embargo, no fue hasta el pasado mes de abril que la compañía decidió unificar dichas firmas bajo su propia marca Pollo Rey, para entrar a competir de lleno en el mercado local.
En su afán por lograr posicionamiento, Multi Inversiones destinó $8 millones en las instalaciones, que anteriormente pertenecían a Propokodusa, con el objetivo de incrementar su producción en casi un 300%, al pasar de procesar 65 mil pollos por semana a 240 mil.
La empresa considera a Costa Rica como uno de los mercados regionales con mayor potencial en el área avícola, debido a que es el segundo país del istmo en consumo de pollo, situación que era poco aprovechada, a criterio de Mario Calderón, director de Comunicación e Imagen de la Corporación.
Estudios del Instituto Costarricense de Investigación en Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) indican que en promedio los costarricenses consumen media onza diaria, poco menos de lo que se consume en carne de res.
“Queremos ayudar a innovar el mercado del pollo en Costa Rica, dando mayor énfasis a otras líneas de productos más allá de las tradicionales tortas, incluir cosas nuevas que los costarricenses aún no conocen”, afirmó Calderón cuando la empresa inauguró dos plantas procesadoras en Río Cuarto de Grecia.
La línea de productos de Pollo Rey en la región incluye además del pollo entero y en piezas, pechuga empanizada, pollo completamente cocinado, ahumado o rostizado, alitas saborizadas y embutidos. Representantes de la firma no descartaron la posibilidad que esta gama de productos esté a corto plazo disponible en el país.
Aun sin incorporar estas variedades, estudios internos de la compañía realizados en agosto afirmaban que Pollo Rey le pisaba los talones a Pipasa, al poseer el 45% del mercado local, explicó Mauricio Ruffatti, coordinador para Costa Rica de la CMI.
Como parte de su estrategia, Pollo Rey incrementó en más de un 100% las líneas de distribución por todo el país que ya tenían las marcas que adquirió.
“Es un proceso a largo plazo, no se puede pretender ocupar la mayor parte de un mercado apenas ingresando a él, pero en el poco tiempo que tenemos hemos crecido muy rápido, debido en parte a la gran experiencia que poseemos en el mercado”, agregó Ruffatti.
Pipasa por su parte no se muestra temerosa ante la ola de inversiones de la firma guatemalteca. La empresa, que está bajo el liderazgo del Grupo Sama, dio a conocer el mes pasado cuantiosas inversiones que van desde plantas de proceso hasta tecnología y renovación de flotilla.
“Pipasa no es solo pollo, sino también carne, cerdo, pavo, tenemos más de 200 variedades de producto, y el crecimiento que estamos experimentando se debe a la aceptación del consumidor”, explicó Víctor Oconitrillo, presidente de la junta directiva de Grupo Sama.
La empresa inauguró recientemente una planta de producción de embutidos en Desamparados donde producirá 325 kilos mensuales con un turno. La expectativa es duplicar el volumen con un turno adicional.
En Pipasa alegan que desde hace mucho tiempo vienen creciendo no solo en volumen sino también preparándose para la competencia del mañana.
“La competencia es fuerte, pero ello hace que nos fortalezcamos más. El líder siempre es perseguido”, aseguró Oconitrillo.
En Pipasa las inversiones serán frecuentes, añadió el representante.
La empresa cerrará este año con $12 millones en inversiones, las cuales incluyen la renovación de la flotilla vehicular, incorporación de nueva tecnología y sistemas de información en oficinas, sucursales y centros de distribución.
También se acondicionará una bodega de almacenamiento de alimento para animales en Sardinal y la ampliación de la planta de derivados cárnicos en San Rafael de Alajuela.
“Las plantas que tenemos están al 100%, de ahí que se inauguró la planta en Desamparados, con ello eliminaremos la maquila”, aseguró Oconitrillo.
Para 2008 Pipasa tiene planeado destinar recursos por más de $25 millones en la construcción de un centro de distribución metropolitano, y ampliación de más plantas.
Esta iniciativa además de aportarle a la firma costarricense herramientas para enfrentar la competencia local, también le permitirá incursionar en mercados internacionales.
Aunque actualmente Pipasa exporta hacia Puerto Rico y República Dominicana, la meta es incursionar en Estados Unidos, mercado donde la firma realiza gestiones para enviar sus productos.


Ver comentarios