Enviar
Pinto... así vamos mal
Peor no se podía iniciar, se cedió un empate ante el rival directo y en casa, algo no anda bien

Lo que parecía maravilloso, solo duró 20 minutos, porque luego se fue la luz, llegó la penumbra, oscuridad total en el Estadio Nacional, donde fue El Salvador el que vio la luz, al llevarse un merecido empate a 2 ante Costa Rica en el inicio de las eliminatorias.
Y es que así es, a la Selección Nacional se le deben reconocer 20 minutos de buen fútbol, de velocidad, agresividad, desmarque y goles, sí, hasta Alvaro Saborío marcó en ese tiempo.
Todo era lindo, Keylor Navas paró lo poco que le llegó; la defensa central impasable; los laterales subían; Randall Azofeifa era tapón; Michael Barrantes lanzaba con precisión de ingeniero; Celso se echaba el equipo al hombro, “el Chiqui” Brenes se veía grande, mientras que Campbell y Saborío anotaban, la verdad era de ensueño.
Y así, al minuto nueve, Barrantes afinó su zurda para poner pase a Saborío, quien con elegancia bajó de pecho el balón, se lo acomodó y fusiló a Benji Villalobos para el 1 a 0.
Pero faltaba más, y de quién sino del crack tico, Joel Campbell, quien tras otro pase de Barrantes, encaró de derecha a izquierda, remató y con la ayuda de Víctor Turcios, puso el 2 a 0 en solo 14 minutos.
Qué lindo se veía, aunque cuatro minutos más tarde se dio la primera señal de que las cosas podían cambiar, cuando Saborío remató de cabeza en solitario y la pelota terminó desviada. Su primer fallo de la noche.
Ya al min. 20, El Salvador niveló acciones y al 22 acortó distancias. Tiro de esquina, Navas como principiante rechaza al frente y deja la pelota en piernas de Isidro Gutiérrez, quien con la ayuda de todos los demás ticos, ya que nadie osó estorbarle, remató justo para marcar el 2 a 1.
Otra premonición, en el lindo y moderno Estadio Nacional falló la iluminación, por lo que el partido se suspendió 30 minutos, los que aprovecharon los cuscatlecos para mejorar y los nacionales para… nada.
Nada pasó, ni siquiera se movió el marcador al final de los primeros 45 minutos; aunque los visitantes lucían mucho mejor, incluso en marca, donde Dennis Alas dio una demostración de entrega, lucha, amor y hasta fútbol, ya que cuando tuvo el balón lo hizo bien.
Celso Borges, quien era marcado por Alas y hasta se movía entre los mejores de Costa Rica se fue de cambio para darle campo a Oscar Rojas; pero nada pasó, Costa Rica fue solo 20 minutos.
Y es que la defensa nacional mostró lo mismo de siempre, que no impone respeto, que cualquiera la supera, que el mayor miedo es su propia inseguridad, sobre todo en el centro, sin dejar de lado que los laterales no aportaron nada.
Y así las cosas llegó el empate, una mala salida, dos delanteros, Rafael Burgos y Osael Romero, contra tres ticos y ganaron ellos, para que Romero quedara ante Navas y sentenciara con el 2 a 2.
Costa Rica reaccionó con corazón más que con fútbol, presionó y presionó, un balón al poste y varios “huyyyy”, pero nada más. Bueno, Saborío falló tres increíbles, de esas que no extrañan en él, pero que el equipo reciente.
Ahhh, también hubo polémica con una anotación que le quitaron a Oscar Rojas, en buena lid, pero ni modo, el silbatero guatemalteco quiso ver otra cosa.
Mal, muy mal, más de lo que se vio contra Guatemala, y la eliminatoria, de nuevo cuesta arriba. Señor Pinto, ¿será que nos tocará sufrir de nuevo?

Cristian Williams
cwilliams@larepublica.net
Ver comentarios