Enviar
Pilurzu avanzó a octavos
Mientras, Brown se despidió en el lugar 49 del Quiksilver Pro

Luego de dos días de espera por buenas olas, regresó ayer a la acción el Quiksilver Pro 2010 que se realiza en Puerto Escondido, México, y en el que el surfista italo-costarricense Federico Pilurzu logró avanzar a los octavos de final del torneo.
Pilurzu logró dominar el inmenso mar frente a los rivales Brian Toth de Puerto Rico y los hermanos Landon y Makai McNamara de Hawai, y con una sola ola corrida de 3,65 de 10 posibles le alcanzó para ponerse entre los mejores 32 del evento y así asegurarse el lugar 25 de la competencia y $900 que podría aumentar a 1.600 clasificando a la siguiente ronda, informó Carlos Brenes, vocero de prensa de la Federación Costarricense de Surf.
La condición del oleaje fue difícil, de ahí que los hawaianos no pudieron correr olas, y Pilurzu se pudo escapar en una derecha que le fue calificada por su valor de tirarse en la ola más grande del set, unos 6 metros.
“En los primeros cinco minutos se me abrió una buena derecha que me dio lo suficiente para pasar el heat, al final Brian (Toth) y yo, estábamos sentados a la par, salió una perfecta que él tenía el derecho, la agarró y fue la mejor del heat. Fue unos de esos heats raros, pero lo importantes es estar concentrado e inyectado porque esto no es jugando”, comentó Pilurzu, que se mete en la Ronda 5 de 8 donde tendrá por rivales al argentino Leandro Usuna y el local Carlos Nogales.
No todo fue alegría para la delegación costarricense, ya que Gilbert Brown no tuvo un buen día y se despidió de la competencia ocupando el lugar 49, con 100 puntos al ranking de las series de clasificación mundial y $700 en efectivo.
Brown, corrió su primera izquierda desde la salida más profunda, ola que le puntuaron con 2,75. En su intento por volver al punto de salida, lo atrapó un set de 6 olas de 7 a 8 metros que le cayó encima, aun así lo atravesó y logró llegar para su segunda ola que precisaba de 3,60 que lo hubiese clasificado, pero fue de 3,30 y ahí empezó a complicársele la situación.
Un set de cuatro olas gigantes lo volvió a impactar y esta vez la asistencia de salvavidas con motos de agua lo sacó a tiempo de un heat que el caribeño calificó como el peor momento de su vida en el surfing, relató Brenes.

Susana Ruiz
[email protected]
Ver comentarios