Piense bien antes de exportar
“Aunque no exportamos todavía esperamos hacerlo en un futuro cercano, necesitamos capacitaciones que nos sirvan para instruirnos, y nos enseñen a saber cómo dar valor a nuestro producto”, explicó Mirley Fernández, propietaria de Conservas PicanTicas. Esteban Monge/La República
Enviar

Capacitaciones y charlas son vitales para pymes

Piense bien antes de exportar

Estudios de mercado y hojas de ruta sirven para cumplir objetivos

Estudiar el mercado al que desea vender y obtener suficientes recursos son los principales pasos para hacer que una pyme exporte.
Para una empresa pequeña es más difícil comercializar en otros países, puesto que los recursos económicos son limitados, y el mínimo error puede perjudicar hasta el punto de llevar a la quiebra.


201408262318280.n22.jpg
La improvisación y la informalidad tampoco son aceptadas, ya que los clientes esperan una compañía consolidada a nivel nacional, que esté lista para exportar y “jugar en las grandes ligas”.
La preparación en programas que cámaras empresariales e instituciones brindan son importantes; en esos círculos se conoce a otros empresarios que pueden dar información sobre casos de éxito.
No obstante, no se arriesgue a vender si no está seguro de la capacidad de la compañía. Si por alguna razón el negocio no prospera, la empresa se creará una mala reputación internacional y malgastará dinero.
“Hay muchas comercializadoras que por irresponsabilidad ilusionan a las pymes con tener su producto en estanterías de cadenas en el exterior, pero lo que buscan es beneficio propio y sacar dinero a los negocios”, explicó Mónica Segnini, presidenta de Cadexco.
Por otro lado, es esencial estudiar el producto que pretende exportar, porque si es un bien muy local, es seguro que no se venderá en el exterior.
Por ejemplo, si el empresario produce gallo pinto enlatado, que es un producto meramente nacional, no va a tener el mismo éxito cuando se venda a Rusia o China, por ser desconocido en esos países.
Además, es aconsejable que la empresa muestre un crecimiento en el mercado nacional, ya que si la empresa no está generando ganancias, es seguro que no verá los resultados esperados cuando se exporte. Los costos de impuestos, importación y flete solo incrementarán los gastos.
Una vez que su empresa está preparada, debe tener una lista de precios de acuerdo con el país al que desea exportar, además de contar con los estudios de mercado respectivos.
Si es una pyme con pocas conexiones en Europa y Estados Unidos, es mejor que comience vendiendo a Centroamérica, donde hay niveles económicos y de consumo similares.

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios