Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



GLOBAL


Petrobras extrae petróleo en ciudades flotantes

Redacción La República [email protected] | Miércoles 18 mayo, 2011



Petrobras extrae petróleo en ciudades flotantes

La brasileña Petrobras, líder mundial en tecnología para extraer petróleo en aguas profundas, expande sus fronteras en alta mar con decenas de plataformas que desde lejos parecen puntos brillantes en la inmensidad del Atlántico, aunque son verdaderas ciudades flotantes.
Tras haber descubierto reservas en el Atlántico que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de petróleo, la empresa planea botar en los próximos años decenas de nuevas plataformas, así como “islas artificiales” desde las que atenderá sus bases en alta mar.
“Cada plataforma es una ciudad flotante autónoma con todos los servicios, incluyendo energía y agua, y ejerzo el papel de alcalde en una de ellas”, asegura Francisco Castro, gerente de la plataforma P-18, durante una visita que Efe hizo a este centro de producción, del tamaño de un estadio de fútbol, en medio del océano.
Petrobras cuenta con 132 plataformas (86 fijas y 46 flotantes) en las que trabajan cerca de 45 mil personas con derecho a 21 días de descanso por cada 14 días a bordo.
”En mi ‘ciudad’ viven 180 personas que son sustituidas cada 14 días y que trabajan divididas en dos turnos de 12 horas”, según el gerente de la P-18.
Esta plataforma, la primera semi-sumergible del mundo con capacidad para producir 100.000 barriles de petróleo y dos millones de metros cúbicos de gas por día, comenzó a operar en 1994 y hoy extrae 34 mil barriles diarios de la cuenca marina de Campos.
La ciudad flotante, anclada a 117 kilómetros del litoral del estado de Río de Janeiro y con 18.347 toneladas de peso, tiene 101 metros de largo por 88 metros de ancho y opera en una región en la que la profundidad del mar es de 910 metros.
Además de toda su infraestructura productiva, que incluye conexiones a 14 pozos de producción, dos oleoductos, un gasoducto y ocho anclas, la gigante mole de metal tiene distribuidos en cuatro niveles 43 camarotes con 130 camas y un restaurante para 50 personas.
La P-18 también cuenta con helipuerto, auditorio, tres salas de televisión, dos de juegos, una de Internet recreativa, otra para videoconferencias, un gimnasio y una biblioteca, además de los diferentes puestos de control.
“Pese a estar a 100 kilómetros de la costa, tenemos todo lo que necesitamos, incluso panadería y lavandería”, afirma Castro.

Río de Janeiro
EFE