Pesimismo golpea confianza de consumidores
Enviar
El índice disminuyó en 12 puntos con relación a marzo de este año
Pesimismo golpea confianza de consumidores

• Ciudadanos tienen más confianza en sí mismos que en el país para enfrentar la presión económica
• Más personas consideran que condición financiera empeorará el año entrante

Carlos Jesús Mora
[email protected]

El incremento en los precios de los combustibles y de los alimentos en el mercado internacional incide de manera automática en el estado de ánimo de los ciudadanos.
En este escenario no es de extrañar que el pesimismo invada a los costarricenses y que el índice de confianza sobre la situación económica nacional se haya reducido considerablemente en los últimos cuatro meses.

Una medición elaborada por la firma alemana GFK estableció que el índice de confianza del consumidor costarricense disminuyó en 12 puntos de marzo a julio de este año, al pasar de 96 a 84 puntos.
Los indicadores de la medición tienen como base neutra 100. Esto quiere decir que por debajo de este número representa visiones negativas, y por encima positivas.
En agosto de 2007, el índice de confianza era de 98 y en noviembre de ese año llegó a 109.
Cotejando los resultados con la respectiva coyuntura nacional se evidencia que la ligera mejoría del índice en noviembre se dio en momentos en que se desarrollaba la campaña del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) y su respectiva aprobación en el referéndum, mientras que la caída ocurrió en momentos en que se inició el incremento sostenido en el precio de los hidrocarburos y se elevó el tipo de cambio del dólar.
El estudio se realizó en los últimos 12 meses, las mediciones se hicieron de manera trimestral a una muestra de 800 personas del país y distintos estratos sociales mediante entrevistas personales.
La investigación tiene un margen de error de 3,5 puntos y un nivel de confianza del 95%.
La percepción de los costarricenses sobre la economía en su hogar en el último año también decreció 15 puntos entre noviembre y junio, al pasar de 118 a 103 puntos.
Para el año entrante los costarricenses no creen que la situación financiera de sus hogares mejore, pues en noviembre de 2007 este rubro tenía un índice de 129 puntos, mientras que en junio cayó a 109.
Pero los costarricenses no guardan el pesimismo en su casa, pues para una mayoría de la población la situación económica del país también se está quebrantando.
Mientras que a finales del año anterior esta variable alcanzaba los 81 puntos, en junio de este año se precipitó a 55.
Lo que resulta alarmante es que desde el punto de vista de la ciudadanía la situación financiera del país seguiría en detrimento no solo en el lapso de los próximos 12 meses, sino hasta por los próximos cinco años.
“Sin duda alguna el poder adquisitivo de los costarricenses se está viendo afectado y de ahí que haya una percepción tan pesimista; esto es lógico cuando vemos el comportamiento de los agentes económicos tanto externos como internos, como lo son el incremento en los precios del petróleo y el aumento de la inflación”, dijo Rigoberto Torres, economista.
Ante esta situación los costarricenses se muestran más confiados en lo que por sí solos —o en sus hogares— puedan hacer para mitigar el impacto de la situación económica nacional, en contraste con las soluciones que el Gobierno propone.
El ahorro personal y familiar parece ser la clave para afrontar los altibajos de la economía nacional, sin embargo ante la creciente escalada de precios en todos los bienes y servicios, los costarricenses consideran que será difícil llevar a cabo esta buena práctica.
En noviembre de 2007 la variable sobre probabilidad de ahorrar dinero obtuvo 107 puntos, pero en junio de este año se redujo a 82, es decir 25 menos.
“Claramente se evidencia que el costarricense no tiene los ojos vendados, la población sabe que el presupuesto extraordinario para la crisis alimentaria, el proyecto para reducir el precio de los combustibles y todas las demás iniciativas son parches, esta administración no ha construido las políticas de Estado necesarias para afrontar esto y que una vez anunció”, consideró Carlos Jiménez, analista político.
LA REPUBLICA trató de consignar la posición de representantes del Gobierno ante los resultados del estudio, sin embargo no fue posible.
Entretanto, en el Poder Legislativo las cifras de este estudio sí tuvieron eco.
“Costa Rica no está exento de lo que sucede en el mundo, hay que tomar decisiones ya, en temas de transporte y en la eliminación de impuestos al diésel, sin gravar las gasolinas. Además del presupuesto extraordinario de la República para la crisis alimentaria se deben buscar soluciones a largo plazo”, consideró Evita Arguedas, diputada independiente.








Ver comentarios