Enviar
Pesca ilegal gana en la Isla del Coco

Ernesto José Villalobos
[email protected]

La pesca ilegal logró convertirse en término de diez años en el principal problema que enfrentan los guardaparques destacados en el Parque Nacional Isla del Coco.
Desventajas en recursos y tecnología facilitan el accionar de los pescadores furtivos, y hacen prácticamente imposible el trabajo de vigilancia y preservación de los funcionarios nacionales.
Para hacer cumplir la ley en las 2.310 hectáreas de tierra firme, pero sobre todo en el radio que definen las 12 millas náuticas de aguas patrimoniales costarricenses, el Gobierno cuenta con cuatro embarcaciones viejas, de las cuales una es utilizada para traslados de provisiones y del personal, pues está en muy malas condiciones.
Con esto, toneladas de atún, tiburones y otras especies marinas caen en manos de los ilegales, después de ser extraídas de aguas en resguardo.
La entrega ayer de la embarcación Faico II a las autoridades pretende mejorar el combate a estos problemas.
El donativo proviene de la Fundación Amigos de la Isla del Coco (Faico), y es producto del trabajo entre esa ONG y la cadena de supermercados WalMart.
“Prácticamente nos habíamos quedado sin lanchas rápidas que nos permitieran hacer labores de control en mar abierto. Este navío excede lo que se puede esperar de una lancha pequeña; es perfecta para hacer el trabajo que se debe con los pescadores ilegales”, explicó Fernando Quirós, director del Area de Conservación Marina Isla del Coco.
Con un valor de ¢60 millones, la Faico II reúne condiciones de rapidez y capacidad de carga que la hacen perfecta para el patrullaje del territorio que comprenden las aguas de la isla.
Ver comentarios