Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



GLOBAL


Pesadilla del peso mexicano apenas estaría comenzando

Bloomberg | Viernes 11 noviembre, 2016



Ninguna moneda cayó tanto ni tan rápido como el peso mexicano tras la victoria electoral de Donald Trump, y los pronosticadores dicen que lo peor aún no habría llegado.

El peso cayó el jueves por segundo día al bajar un 3,2% —a 20,49 por dólar— a las 1:59 en Nueva York. El estratega de Citigroup Inc. Dirk Willer estima que el peso se debilitará otro 7%, a 22 por dólar, para el 31 de diciembre, luego de experimentar el miércoles la mayor declinación en dos décadas, según su pronóstico anterior a que se dieran a conocer los resultados.
El estratega de Barclays Plc, Andrés Jaime, pronostica que estará a 21,5 en los próximos meses. Nomura Holdings Inc. es la firma que tiene la perspectiva más pesimista, dado que pronostica que el peso caerá un 18%, a 25 por dólar, en las próximas seis semanas.
Si bien el tono conciliador del discurso de Trump al día siguiente de la elección despejó los peores temores de los inversores y contribuyó a que el peso recuperara algo del terreno perdido el miércoles, aún hay muchos motivos de inquietud.
El principal es si el Trump presidente será tan implacable como el candidato en lo que respecta a renegociar los tratados de libre comercio, combatir la inmigración ilegal y construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México. El país latinoamericano envía el 80% de sus exportaciones al vecino del Norte.
“En este momento no tengo idea de dónde terminará la moneda este año, y quien diga que la tiene está mintiendo, ya que nadie sabe lo que va a pasar”, dijo Juan Carlos Rodado, el director de análisis para América Latina de Natixis North America.
“Los primeros de 100 días de gestión de Trump serán claves para entender cómo va a ser su discurso”, agregó.
Los inversionistas estarán atentos, y cualquier declaración sobre México o el comercio llevaría a una caída del peso. Si bien las monedas de los mercados emergentes declinaron en todo el mundo el jueves ante el temor a que una presidencia de Trump pueda derivar en una aceleración de la inflación y alzas de tasas de interés en Estados Unidos, la caída del peso fue de más del doble del promedio de sus pares de países en vías de desarrollo.
El peso ya es la moneda de mercado emergente de peor desempeño este año luego de caer un 16% , y los pronósticos de un mayor debilitamiento se suceden pese a que ya tiene una subvaluación récord.
Además del efecto Trump, la moneda también se ve afectada por el temor a que un alza de tasas de interés en Estados Unidos atraiga dinero desde México, por los problemas financieros de la petrolera estatal, el creciente endeudamiento estatal y las advertencias de las compañías de calificación crediticia en relación a una posible rebaja de nota.