Personal con personal a cargo
Enviar

Todas las organizaciones tienen la necesidad de poner a la cabeza de sus áreas a personas competentes, con amplio conocimiento técnico y conocedoras del giro del negocio. Pero, ¿qué pasa cuando esa persona ideal no tiene capacidad para liderar un equipo de trabajo? Cuando a un colaborador ya no se le mide por la eficiencia de su propia gestión sino por el cumplimiento de los objetivos del equipo, pero este no tiene las habilidades, conocimientos y competencias para ser la persona que lleve a buen puerto ese barco, es un grave problema, tanto para esta persona como para la organización.
Es imprescindible capacitar a las personas que tenemos guiando el barco, dándoles la posibilidad de que aprendan a conocer los mapas de su equipo, brindarles las herramientas necesarias para lograr motivar e incentivar al personal a cargo, para que este responda de la mejor forma. Ser un jefe y un líder son ambas cosas distintas e igualmente difíciles. Ser jefe no debe ser necesariamente un líder, pero debe poseer la capacidad para tener las riendas del personal y lograr que este cumpla con sus objetivos.
Una de las principales capacitaciones que debe recibir cualquier persona que lidere equipos de trabajo es de comunicación asertiva. Los problemas en las empresas son cosa de todos los días, pero la forma de dirigirse a ellos es clave para su resolución. El tener la capacidad de comunicarse de forma positiva con el personal, de ver los problemas desde una perspectiva de solución es el primer paso para que estos caminen bien.
Otro de los entrenamientos indispensable es de resolución de conflictos. Entre las cosas más difíciles de tener personal a cargo está lidiar constantemente con problemas interpersonales. Por más desgastante y no relacionado al trabajo, es una realidad difícil de ocultar o desaparecer. Evidentemente, no es de un jefe el tratar problemas personales, pero si los problemas son entre compañeros y afectan la vida laboral, entonces sí es de la incumbencia del líder. Por tanto, se le deben dar las herramientas necesarias para poder resolver los problemas entre personas y poder buscar soluciones en pro del clima laboral y trabajo en equipo.
Finalmente, también es importante que las cabezas de la organización tengan las metodologías ideales para medir y conocer el personal, tener claras sus capacidades, competencias laborales y nivel de conocimientos técnicos, así como su forma de aprendizaje, entre otras. El conocer estos datos del personal a su cargo le facilita a cualquiera la gestión del grupo.


Lucía Echeverría - Socia en Factor Humano- www.factorhumano.cr

 



Ver comentarios