Perdón y castigo
Jonathan MacDonald: mucho esfuerzo, un balón en el paral y un penal a las nubes. Pudo ser héroe pero salió como villano. Acá disputa el balón con Carlos Esquivel. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Perdón y castigo

Alajuelense pecó en desperdiciar sus opciones de gol y terminó dando un paso en falso en el primer juego de la serie ante Toluca

Un penal mal ejecutado de Jonathan MacDonald y dos opciones claras para gol desperdiciadas por José Ortiz y Allen Guevara tiraron por la borda lo que pudo ser un buen o mejor resultado, anoche, cuando Alajuelense terminó cayendo 0 a 1 ante Toluca, en el partido de ida de las semifinales de la Copa de Campeones de la Concacaf.

201404012253370.a22.jpg
Toluca hizo el mejor negocio posible y su victoria le facilita las cosas para el partido de vuelta, porque ahora los manudos quedan obligados a ir a ganar al Nemesio Diez, la próxima semana.
El partido fue parejo, intenso, disputado y estuvo siempre para cualquiera de los dos. En la primera parte Alfonso Quesada tuvo dos acciones determinantes, la primera ante un error de Kenner Gutiérrez que pegó la pelota en Carlos Orrantía, el balón le llegó al paraguayo Edgar Benítez, quien le puso el sombrero a Johnny Acosta, pero Quesada achicó y tapó el remate que llevaba sello de gol, y más adelante, de nuevo el vuelo de Quesada y el desvió al córner de un balazo de Juan Salgueiro.
La Liga no se quedó atrás, primero Ariel Rodríguez hizo volar a César Lozano y luego MacDonald le estremeció el vertical izquierdo, demostrando que los leones querían rugir ante los diablos.
En la complementaria la Liga llevó el peso del partido, pero sin claridad ofensiva; Óscar Ramírez se lerdeó con los cambios; los rojinegros tenían la posesión, pero los caminos a gol estaban cerrados y en la cancha nadie parecía tener la llave para abrir la férrea defensa azteca.
Pero llegó. Sí, llegó esa oportunidad por la que de seguro el Machillo Ramírez estaba apostando: Venegas entra al área y supuestamente Paulo Da Silva lo derriba; la acción deja dudas, pero Mark Geiger señala el punto trágico; entonces nos vino a la memoria el penal de Álvaro Sánchez contra el América, pero quien se para frente al balón es MacDonald, que la pega por encima del horizontal. El Morera Soto enmudece, porque el que perdona pierde...
Y así sucedió, jugadas más adelante en acción de bola muerta Salgueiro cobra tiro de esquina y Da Silva supera una tibia marca de Porfirio y vence a Quesada.
Ahora sí, con el ingreso de Ortiz y Allen Guevara, la Liga se vuelca en pos del gol, José lo tiene pero no puede definir ante Lozano; Guevara también, está solo, pero igual, parte la acción del arquero, parte el mal remate del delantero.
La serie se pone cuesta arriba para Alajuelense, que dejó ese amargo sabor en sus aficionados de que las cosas pudieron ser diferentes, si los ticos aprendiéramos a castigar en vez de perdonar.


Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios