Pérdidas de CNFL quedan sin solución
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO
Los clientes de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz terminarían pagando sus pérdidas, incluso podría haber un incremento en el precio de la electricidad del ICE, la casa matriz.
Las pérdidas de la empresa en el periodo enero-setiembre de 2015 ascendieron a ¢23 mil millones, adicionales a los ¢8 mil millones del mismo periodo del año anterior.
Hasta ahora, la Aresep ha rechazado la solicitud de la empresa de reconocer el total de las altas inversiones en el proyecto Balsa Inferior, así como los del Parque Eólico Valle Central, principales causantes de la tinta roja.
La opción de una reestructuración de la empresa por su parte queda lejos de hacerse realidad, por la complejidad del tema.
Mientras tanto, ocho empresas comparten el mercado eléctrico del país, duplicando varias funciones administrativas.


Los clientes de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) terminarían pagando las pérdidas de la empresa, incluso podría haber un incremento en el precio de la electricidad del ICE, la casa matriz .
La Aresep por su parte aprobó hace dos meses un aumento del 18%; sin embargo, rechazó la solicitad de la empresa de un incremento mayor, que pretendió cancelar las pérdidas incurridas sobre todo por las altas inversiones en el proyecto hidroeléctrico Balsa Inferior, así como en el parque eólico Valle Central.
En el periodo enero-setiembre 2015, la CNFL perdió ¢23 mil millones, de acuerdo con los resultados financieros no auditados, mientras las pérdidas del mismo periodo del año anterior ascendieron a ¢8 mil millones.
En cuanto al costo, la energía generada por Balsa Inferior cuesta alrededor de unos $0,20 por kilovatio hora, el doble del promedio del país, mientras los costos de generación del parque eólico son más altos de lo que costaría un proyecto privado.
Cualquier incremento adicional aprobado por la Aresep sería pagado por los 540 mil consumidores de la CNFL, sobre todo ubicados en San José, Alajuela y Heredia.
Los clientes del ICE también serían afectados, en caso de que el Instituto tuviera que responsabilizarse por las pérdidas, al ser la casa matriz de la CNFL.
Aun antes del incremento autorizado por la Aresep, las tarifas de la CNFL eran las terceras más altas del país.
Una opción para reducir los costos de la CNFL, sería la de eliminar la generación de electricidad y concentrarse en la distribución, tal como lo ha propuesto el diputado Ottón Solís.
“Yo propuse que la CNFL se dedique a distribución, que le entregue las plantas de energía al ICE para bajar su carga financiera y que nunca más se meta en el tema de producción”, dijo Solís.
Sin embargo, la solución de concentrarse en la distribución todavía queda lejos de la realidad, dada la complejidad de vender los grandes proyectos de generación que la CNFL posee.
Otra salida tendría que ver con la fusión de la empresa con el ICE.
En lo que a la fusión se refiere, esto podría reducir los costos de la operación fusionada; no obstante, tendría el efecto de incrementar la tarifa pagadera por los clientes de la CNFL, ya que los precios del ICE son mayores aún.
Mientras tanto, ocho empresas comparten el mercado de generación y distribución eléctrica en el país, duplicando varias funciones administrativas.
Solo el área de las compras representa un costo significativo para el público, al no contar con las economías de escala.
“Nosotros cumplimos con las exigencias de calidad que pide la Aresep. Por ejemplo, la reposición de postes y el restablecimiento del servicio es muy eficiente pero tiene su costo. Además, tenemos una alta incidencia de hurtos de energía”, dijo Jorge Pacheco, director de Administración de la empresa.

201601192028140.recuadro-10.gif

Ver comentarios