Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


Pérdida de rentas acecha estabilidad

Wilmer Murillo [email protected] | Lunes 25 febrero, 2008



Déficit en cuenta corriente subirá hasta un 6,3% del PIB este año
Pérdida de rentas acecha estabilidad

• País gasta más de lo que produce y lo está financiando con endeudamiento
• El año anterior recurrió a una deuda $1.538 millones para cubrir la brecha externa

Wilmer Murillo
[email protected]

La mayor salida de renta del país, conocida como déficit en la cuenta corriente, se está constituyendo un riesgo para la estabilidad de la economía.
En su intercambio con el exterior por transacciones de mercancías, rentas, servicios y transferencias, Costa Rica sigue gastando más de lo que produce, acumulando un déficit que este año sería de un 6,3% del Producto Interno Bruto (PIB), el cual se debería cubrir especialmente con endeudamiento.
El déficit, considerado muy alto por el Banco Central, se podría ver agudizado por la apreciación del tipo de cambio que castiga las exportaciones, la desaceleración de la economía internacional y su posible impacto negativo en el turismo y las remesas.
Este año la brecha externa se incrementará de nuevo reflejando el incremento en los precios internacionales de las materias primas, el deterioro en los términos de intercambio, y la mayor demanda de bienes del exterior.
El año pasado la cuenta corriente de la balanza de pagos cerró con el resultado negativo de $1.538 millones, equivalente a un 5,9% del Producto Interno Bruto (PIB). Este año ese déficit subirá hasta un 6,3% del valor de la producción.
Los datos para la categoría económica evidenciaron incrementos en la importación de materias primas, bienes de consumo, bienes de capital y materiales de construcción.
En el caso de las materias primas sobresalió el incremento en la factura petrolera de $202 millones, debido a un aumento de la demanda de hidrocarburos del 4,4%.
Pese al resultado negativo en el déficit de cuenta corriente, el Banco Central considera que este se sigue financiando a través de los flujos de inversión extranjera directa, por lo cual no existe —aún— tanta preocupación entre los economistas. Lo cierto es que se mantiene latente como espada de Damocles, sobre la economía.
“Muchas de las crisis económicas y financieras en los países en desarrollo tienen en común la existencia de un elevado déficit en la cuenta corriente”, explicó Alberto Franco, economista.
El mayor déficit en cuenta corriente proyectado resultaría este año de un menor crecimiento de las exportaciones de mercancías, principalmente a Estados Unidos, debido a la desaceleración de la economía de ese país, indicó el experto.
El financiamiento del déficit con endeudamiento o con inversión financiera especulativa fue una de las causas de la crisis económica de Costa Rica en los años 80, recordó Franco.
Tal vez eso sea lo positivo. Ahora el financiamiento se debe al mayor flujo de ahorro externo canalizado hacia el país, que continúa alcanzando no solo para financiar la brecha externa sino también para aumentar las reservas monetarias internacionales.
El año anterior el país contó con los recursos externos suficientes para financiar esa brecha y acumular activos externos netos por $1.159 millones.
El saldo de activos externos de reserva al cierre de 2007 fue de $4.114 millones, monto equivalente a cinco meses de las importaciones de mercancías generales y poco más 2,6 veces la base monetaria observada a la fecha.
El Banco Central destaca el buen desempeño de las exportaciones de bienes y servicios que, expresadas en dólares, aumentaron un 14,2% en 2007 y un 13,6% un año atrás, explicadas por el buen desempeño de las manufacturas, toda vez que productos de empresas agrícolas y de regímenes especiales se desaceleraron.
En cuanto a la balanza de servicios, esta alcanzó un resultado positivo equivalente a un 8,9% del PIB, aunque fue del 8,6% en los dos años previos.
El incremento en la exportación de servicios, estuvo determinada tanto por el turismo receptivo como por la dinámica evolución de los servicios de informática o software, call centers y de otros servicios empresariales.
Otras de las actividades bastante dinámicas en la atracción de ahorro externo bajo la modalidad de inversión extranjera directa fueron la industria electrónica, los dispositivos médicos y los alimentos y bebidas, que mostraron una expansión significativa con respecto al primer semestre de 2006.
En el Banco Central hablan de un 6,2% de déficit de cuenta corriente, lo cual es un poco mayor que el de 2007, ya que se espera que las exportaciones crezcan menos y que el turismo también sea menor.
“Eso significa que la cuenta de capitales debe ser positiva en unos $1.600 millones para que las reservas no caigan”, dijo Luis Mesalles, presidente de la Academia de Centroamérica.
Al igual que el año pasado, los ingresos por inversión extranjera directa serán la principal fuente de financiamiento de ese desequilibrio. Asimismo, “la economía está ahora mejor preparada que el año pasado para enfrentar ese tipo de circunstancias”, dijo el Banco Central.
No obstante la incertidumbre por el entorno económico mundial, aumenta el riesgo de un crecimiento del déficit externo, como un impacto en los precios de las importaciones, añadieron representantes de la autoridad monetaria.
En el campo externo, la proyección de las cotizaciones internacionales de las principales materias primas señala incrementos en 2008.
Lo positivo es que serían de menor cuantía que los del año previo y el panorama sobre la evolución de la economía de Estados Unidos y sus efectos sobre los mercados financieros aún son inciertos.
En el Central consideran que la economía interna está mejor preparada que en el pasado para enfrentar los retos que imperan en la coyuntura internacional, entre otros porque presenta una mejora significa en las finanzas públicas, manifiesta en menores razones de deuda interna y externa, así como el nivel satisfactorio de reservas internacionales.