Enviar
Para Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República, la sentencia en su contra abre una nueva etapa en el proceso judicial
“Perdí una batalla, pero no la guerra”
• El fallo de los jueces generó diversas reacciones entre las partes involucradas y distintos actores de la arena política

Carlos J. Mora, Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]

Colaboró el periodista Daniel Zueras

“Perdí una batalla, pero no la guerra”.
Estas fueron las primeras palabras de Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República, en una entrevista con este medio mientras se dirigía a la Basílica de los Angeles en Cartago, minutos después de haber sido sentenciado a cinco años de cárcel por dos delitos de peculado, según el Tribunal a cargo de su caso.
Su plan y estrategia de ahora en adelante los tiene claros. El ex mandatario declinó ayer postularse como candidato a la Presidencia para los comicios de 2010, apelará la decisión de los jueces ante la Sala Tercera y eventualmente recurrirá a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.
Ayer, tras la lectura de la sentencia, distintas partes involucradas en el caso Caja - Fischel y personalidades de la vida política del país emitieron su criterio sobre la resolución.
Entre sus argumentos Calderón cuestiona el que los jueces lo acusaran de peculado, a pesar de haber realizado la asesoría cuando ya no era presidente de la República y no ocupaba ningún cargo público.



Ver comentarios