Percepción de Costa Rica entre las peores de Latinoamérica
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO

La percepción global sobre el país se va deteriorando más que para la mayoría de los países latinoamericanos, incluso la agencia Moody’s este mes le degradó la perspectiva en un escalón.
Esta tendencia negativa, compartida con las demás calificadoras —Fitch y Standard & Poor’s— le encarece a Costa Rica obtener financiamiento, en comparación con varios países vecinos.
La percepción de un alto nivel de riesgo afectará las tasas de interés que pagamos.

 

La percepción global sobre el país se va deteriorando más que para la mayoría de los países latinoamericanos.
La razón principal es el alto costo de financiar las operaciones del sector público, y el panorama negativo en cuanto a soluciones en el corto plazo.
En el caso de Costa Rica, el riesgo ha incrementado de forma consistente durante los últimos tres años, incluso la calificadora Moody’s este mes redujo la perspectiva del país de estable a negativa, lo que refleja la preocupación de que el riesgo aumente aún más.
Moody’s en 2014 había bajado la calificación de Baa a Ba, lo que le dice a cualquier inversor que los títulos del gobierno ofrecidos al mercado son los llamados “junk bonds”, o sea los “bonos basura”.
Las demás calificadoras importantes —Fitch y Standard & Poor’s— este año mantuvieron sus ratings respectivos en BB+ y BB.
Sin embargo, estos niveles también se encuentran por debajo del llamado “grado de inversión”, lo que quiere decir que existe un riesgo, aunque bajo, de impago.
Mientras tanto, la percepción del riesgo de los países latinoamericanos tiende a ser menor que la costarricense.
Algunos países cuentan con calificaciones peores aún, como ocurre con Argentina, Brasil y Venezuela, pero se trata de casos en que las complicaciones no son solo económicas, sino también sociales y políticas.
Mientras tanto, la percepción es mejor en varios países con los que competimos, incluidos México, Panamá, Colombia, Chile y Uruguay.
Incluso Nicaragua —el país más pobre de Latinoamérica— demuestra una tendencia positiva a disminuir el riesgo en el pago de los bonos que emite.
El público costarricense por su parte pagará el incremento en el riesgo percibido por las calificadoras, al enfrentar un alza en las tasas de interés.
En los próximos meses, podría haber un incremento significativo, ya que la percepción del riesgo tiende a aplicarse al mercado financiero en general.
Detrás del fenómeno de la rebaja en la calificación de los bonos soberanos de Costa Rica, está el crónico déficit del Gobierno, que este año ascenderá a unos $3 mil millones.

201602212034420.recuadro-10.gif



Ver comentarios