Enviar
Pequeñas empresas reclaman por restricción

Javiera Gutiérrez
[email protected]

La restricción vehicular ha puesto contra la pared a las pequeñas y medianas empresas costarricenses (pymes).
Estas compañías componen uno de los sectores que estarían sufriendo pérdidas por la restricción vehicular decretada desde el 26 de junio. Esto porque sus flotillas, formadas en su mayoría por vehículos de carga liviana, no pueden transitar un día a la semana.
En este sentido, uno de los reclamos de estas empresas es que no cuentan con los privilegios de los transportistas de carga pesada (de menos de seis toneladas) quienes tienen restringido el acceso a San José de 6 a 8.30 a.m. y de 4.30 a 7 p.m..
El problema es que la mayoría las pymes, que representan más del 95% del parque empresarial del país, no utilizan vehículos de carga pesada para el reparto urbano de sus productos sino pick-ups y camiones pequeños, los cuales, de acuerdo con la restricción, no deben circular un día a la semana.
Respecto de este tema, la Cámara de Industrias de Costa Rica se pronunció a favor de las medidas de ahorro de combustible, pero con la propuesta de modificar la política restrictiva para las flotillas de distribución.
“Aceptamos las restricciones de ingreso en horas pico al casco metropolitano, pero consideramos necesario que de la prohibición de 13 horas se exima a las flotillas de distribución”, indicó Jack Liberman, presidente de la Cámara de Industrias.
Las pequeñas y medianas empresas costarricenses no cuentan con flotilla suficiente como para suplir un vehículo de placa determinada por otro que no esté restringido; por lo que algunas de estas empresas, deberán paralizar sus actividades comerciales que impliquen transporte, durante un día completo.
La propuesta que presentaron los industriales al gobierno sugirió que en los horarios fuera de las horas pico, “aquellos vehículos de carga liviana o pesada que se encuentren en labores de reparto de mercaderías, puedan circular libremente”.

Ver comentarios