Pensiones: OPC y mercados turbulentos
Enviar
Pensiones
OPC y mercados turbulentos


No es de extrañar que, en estos días, los medios de comunicación especializados en materia de inversiones informen sobre una caída significativa en los rendimientos de las pensiones complementarias. Ello se debe a aspectos de entorno y, al peso que tienen en este, la volatilidad de los factores económicos, lo que obliga a políticas de inversiones más conservadoras por parte de las operadoras de pensiones complementarias (OPC).
En términos generales, las pensiones complementarias tienen como horizonte el mediano y largo plazo, ya que se trata de recursos procedentes directamente de los trabajadores, con miras a mejorar, durante los años de retiro, los ingresos de la pensión obligatoria y otros ahorros. Esto conlleva a una apuesta de inversiones moderadas y con un blindaje de mayor envergadura contra el riesgo.

El hecho de que hasta la fecha la Reserva Federal de Estados Unidos esté recortando las tasas de interés para estimular la inversión y el consumo, es una señal interesante para la OPC, dentro de un entorno de desaceleración de la economía norteamericana, ya que sus carteras, normalmente, incluyen un porcentaje significativo de estos valores.
El riesgo es parte del juego en este sector, pero los dineros provenientes de los fondos de pensiones son muy sensibles a la turbulencia en los mercados de valores. Y precisamente, estos son los mejores días para conocer la sagacidad de su OPC de cara a los ajuntes que están experimentado los activos financieros, por efecto de la crisis provocada por el sector inmobiliario estadounidense.
Como lo hemos enunciado en estas columnas, la economía local y la internacional están fuertemente entrelazadas. El comportamiento de los valores nacionales e internacionales está, en términos generales, siendo afectado por lo que sucede en la economía norteamericana y, desde ya, ejerce presión sobre el rendimiento de los fondos de pensiones. Ello se hace más evidente en las recientes correcciones al programa monetario del Banco Central de Costa Rica, especialmente, por el ajuste de las tasas de interés hacia la baja, con la finalidad de desestimular los capitales especulativos y estimular el crecimiento económico local.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]

Ver comentarios