Pensiones: El deflator de precios
Enviar

Pensiones
El deflator de precios

En diferentes oportunidades hemos abordado el tema del impacto de la inflación sobre los planes de retiro. Sin embargo, siempre es conveniente insistir en este tema, especialmente, a partir del énfasis que ha otorgado el Banco Central a las metas de inflación. Y es que, corrientemente, las personas que inician un ahorro, teniendo en mente la jubilación, dejan por fuera este aspecto. Lo que los lleva a imaginar sumas astronómicas en función del salario actual, incrementos de este, tasa de rentabilidad que proyecta sobre el monto de sus ahorros y, por supuesto, los años de vida laboral.
En este sentido, es importa tener presentes los conceptos de valor nominal y valor real. Siendo el valor nominal, el monto total de su ahorro, dejando de lado los precios y la inflación acumulada para el año en que usted proyecta su retiro. El valor real se refiere a ese mismo monto, tomando en cuenta el efecto de la inflación en el precio de los productos y servicios que usted tendrá que adquirir en los años de su jubilación.
El “deflator” es el mecanismos que se utiliza para determinar el impacto de dicho problema. Este elemento está asociado con la fijación de un año como base para registrar las variaciones en los precios. Así, la cantidad de los bienes y servicios que usted adquiere durante el tiempo se compara con los precios del año base. Esto le permite tener un punto de referencia para comprobar si con sus ahorros usted podrá adquirir la misma cantidad de bienes y servicios.
Lo anterior es esencial para las personas que han iniciado un programa económico con miras al momento del retiro. Podría ser que cuando haga efectiva esa idea, el flujo de dinero proyectado no sea suficiente para cubrir sus necesidades. Y, lo más desagradable, sería muy tarde para rectificar una decisión que tomó 30 años atrás. De seguro que un buen programa de pensiones debería tener la respuesta para evitar una pesadilla de ese tipo. ¡Recuerde, el futuro se construye ahora!

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]


Ver comentarios