Pensiones cierran año con notas positivas
Enviar
Pensiones cierran año con notas positivas
Menor inflación y comportamiento del tipo de cambio motivaron mejora en los rendimientos reales de la industria. De mantenerse esas condiciones, historia sería similar para próximos 12 meses

Víctor Sanabria
[email protected]

Hace 12 meses el panorama para la industria de pensiones era poco alentador, debido al reporte de rendimientos reales negativos.
Sin embargo, un año después parece que los especialistas no se equivocaron en sus proyecciones esperanzadoras: el comportamiento del sistema de pensiones ha sido positivo durante 2009, lo que ha permitido ofrecerles a las personas tasas reales positivas.

Entre los factores que han empujado hacia esta evolución favorable los rendimientos de las inversiones administradas por las operadoras de pensiones destaca, en primer lugar, el aumento de los precios de los títulos en colones y en dólares. Sumado a ello, sobresale la menor inflación registrada en décadas y el comportamiento del tipo de cambio.
La sostenibilidad de esta tripleta de factores será elemental para que la industria se garantice rendimientos semejantes en 2010, de acuerdo con expertos consultados. En caso de que no se alcance ese objetivo, lo logrado al cierre de este año será solo un recuerdo dentro de 12 meses.
Si se toma en cuenta lo que ha sucedido en los últimos tres años, se puede observar como 2009 ha sido un periodo de recuperación de los rendimientos, ya que anteriormente se observaron niveles de tasas de interés anuales muy bajas (inclusive negativas en términos reales).
“En general el comportamiento de los rendimientos históricos de las operadoras presenta ligeros aumentos. No obstante, la diferencia más significativa se debe a que actualmente los fondos de pensiones presentan rendimientos reales positivos, situación que años atrás no se percibía debido a los mayores niveles de inflación”, comentó Antonieta Solís, gerente de INS pensiones.
Básicamente, al tener menores expectativas de inflación las tasas de interés tienden a disminuir, generando por ende una apreciación de los instrumentos financieros en que invierten las operadoras. En el caso contrario, cuando la inflación sube se puede estar generando una baja en los precios de los instrumentos, ocasionando pérdidas por valoración en los portafolios.
Por su parte, es probable que al disminuir el ritmo de devaluación por presiones en el mercado, los portafolios en colones gocen de ganancias cambiarias. Asimismo, por un principio de paridad en tasas de interés, una devaluación sostenida mantendría una presión en tasas de interés hacia el alza.
“Es claro que si la inflación se llegara a mantener en los niveles actuales, los intereses no deberían en principio ser superiores a tres o cinco puntos porcentuales. Sin embargo, va a depender de los niveles de déficit que pudiera enfrentar el nuevo gobierno y de su eventual necesidad de cumplir con las promesas de campaña, así como de la posibilidad de que se venga una reforma fiscal”, señaló Javier Sancho, gerente general de BAC San José Pensiones.
Ante la expectativa de estas dos variables, las estrategias de inversión de las administradoras de estos fondos se enfocarán en invertir en instrumentos que se posicionan en la parte larga de la curva de inversión, tratando de obtener un mayor rendimiento.
No obstante, se debe tener presente que las posiciones de largo plazo hay que manejarlas con cuidado, ya que existe la posibilidad de que en un mediano plazo se presente un repunte de las tasas de interés y, por ende, una caída en los precios.
Además, se requiere un mayor desarrollo del mercado de emisores y, por ende, de nuevas emisiones, que sean atractivas y que se ajusten a las necesidades de inversión de largo plazo de las operadoras. Este tema sigue siendo un reto constante para las operadoras, las cuales usualmente se quejan de la carencia de papel comercial.
Por su parte, la inversión en el exterior es tomada como una alternativa de diversificación de riesgo país más que como un generador de rentabilidades, pues dada la coyuntura económica actual aún persiste un grado de incertidumbre ante la idea de invertir en plazas foráneas.
“Una estrategia conservadora y de máxima cautela nos permitirá generar pesos y contrapesos en cuando a las volatilidades del mercado, por lo cual cubriremos todos nuestros frentes con una alta diversificación no solo por tipo de mercado, sino por moneda, plazos, tipo de instrumento y sector”, advirtió Lucía Fernández, gerente general de IBP pensiones.



Ver comentarios