Enviar
Pensiones voluntarias segmentan a afiliados

Dos categorías agruparán los aportes con el objetivo de maximizar los rendimientos, según sean contratos de corto o largo plazo

Daniel Chacón
[email protected]

La industria de pensiones voluntarias incorporó una nueva categoría de clasificación de los afiliados, llamada Pensión Voluntaria B. El objetivo es incorporar los contratos de aportes a largo plazo en este fondo.
Por su parte, los asociados próximos a cumplir cinco años y medio, y 66 cuotas reportadas, pasarán a la Pensión Voluntaria A. Un segundo grupo que estará incluido en esta categoría son los trabajadores que adquirieron su plan de pensión voluntario hasta 2001, antes de la aprobación de la Ley de Protección al Trabajador.
Esto porque los contratos previos a esa fecha tienen condiciones más flexibles para retirar el dinero acumulado. Por eso, migran al fondo que invierte a más corto plazo.
La idea con esta reestructuración es que las Operadoras de Pensiones (OPC) ajusten más fácilmente las inversiones por plazos de vencimiento, logrando beneficiar la rentabilidad de aquellos contratos que se encuentran a más largo plazo.
En el caso de las relaciones próximas a vencer, podrán colocar los recursos en opciones de mercado de dinero, obteniendo la liquidez necesaria para atender las necesidades de efectivo de los afiliados.
La primera fase de implementación de este modelo es reacomodar a los clientes en ambas carteras (ver indicadores al final de Inversionista), quienes estarán en una constante migración conforme los contratos de pensión alcancen el grado de madurez indicado.
Por su parte, el próximo año la Superintendencia de Pensiones (SUPEN) publicará los rendimientos diferenciados por operadora para las categorías A y B.
“Los fondos B fueron creados para separar a aquellos en cuyos afiliados van a mantener su ahorro bajo un horizonte de inversión de mediano o largo plazo, y evitar los efectos que podrían darse por la salida de los contratos cuyos recursos están disponibles para su retiro total o parcial”, indicó Javier Cascante, superintendente de pensiones.
Como respuesta, las OPC ya hacen los primeros ajustes en esta reingeniería para competir en los dos frentes: corto y largo plazo.
“La iniciativa debería impactar en los rendimientos a largo plazo. Esta mejora va a ser más visible en tanto haya un mayor crecimiento de los fondos tipo B; además, al principio mantendremos la comisión de los fondos A en el 1,75%, y reduciremos los de muy corto plazo al 1,50%”, anunció Marco Vargas, gerente de Cartera de Clientes de IBP Pensiones.
La SUPEN indican que la cartera B en colones representa el 12,4% de los fondos voluntarios administrado por las operadoras. En dólares, la participación es del 23,8%.
“La separación permitirá mejorar el calce de plazos y la seguridad con que se administran estos fondos”, aseveró Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena.
Ver comentarios